LA SOCIEDAD ILUMINADA: LAS TEORÍAS DE LA CONSPIRACIÓN COMO RESPUESTA SECULARIZADA AL PROBLEMA DEL MAL EN EL MUNDO

Hugo Antonio Pérez Hernáiz
unpublished
Las leyendas atraen a los mejores de nuestros contemporáneos, tal como las ideologías atraen al tipo medio y los cuentos y rumores sobre crueles poderes secretos tras la escena atraen a lo peor de lo peor. Hannah Arendt (Los Orígenes del Totalitarismo) Primera Vuelta a la Tuerca ¿Conspiran? Hay gente que conspira. Hay grupos que intentan imponer sus objetivos desde las sombras. Se reúnen en lugares impenetrables para la luz pública y desde allí, de manera antidemocrática, deciden el destino de
more » ... iden el destino de los otros. A veces, los conspiradores son grupos sin importancia que sólo pueden lograr sus objetivos por medio de una infinita cadena de complots sobre complots, de alianzas y contra-alianzas innombrables. Pero en la mayoría de los casos, son grupos con poderes casi sobrenaturales sobre recursos humanos y económicos: sus órdenes son obedecidas por agentes en regiones distantes y son capaces de comprar a las más probas conciencias por medio de sobornos inconmensurables. Como en las novelas El Péndulo de Foucault de Um-berto Eco (1989) 1 o El Códico Da Vinci de Dan Brown (2003), estos grupos pueden permanecer por genera-ciones escondidos tras las mamparas de reconocidas instituciones públicas y de grupos en apariencia inofen-sivos. Pero no por ocultos tienen menos control sobre importantes decisiones políticas y económicas. A veces los conspiradores presentan sus objetivos abiertamente, tal es el caso de los grandes poderes imperiales, pero sus artimañas son por lo general menos visibles, aunque penetren a lo social por todos sus poros. 1 Aunque la novela de Eco puede también ser leida como una paródia de las teorías de la conspiración y como una ejemplificación de la definición social de la realidad.
fatcat:6uyns7ndlreb5eoanc5zftd7cy