Los años setenta de la gente común: La naturalización de la violencia

Belén Agostini
2013 Prohistoria  
160 CARASSAI, Sebastián Los años setenta de la gente común. La naturalización de la violencia, Siglo XXI, Buenos Aires, 2013, 336 pp. ISBN 978---987---629---348---8 Belén Agostini IGEHCS (IEHS)---UNCPBA / CONICET belenagostini@gmail.com En Los años setenta de la gente común, Sebastián Carassai analiza las clases medias no involucradas de manera directa en la militancia de aquellos años -aborda el período 1969---1982-enfocándose en dos cuestiones fundamentales: la política y la violencia. Esta
more » ... stinción analítica supone una intención de avanzar más allá de las experiencias de la militancia universitaria y de las elites intelectuales y culturales, que ya han recibido la atención de gran parte de la historiografía consagrada a los años sesenta y setenta. Además, el autor considera el parámetro geográfico. Para ello ha seleccionado tres localidades argentinas, que representan escenarios variados: Buenos Aires, como la gran metrópoli; Tucumán, una ciudad que fue protagonista de fuertes conflictos sociales y políticos; y Correa (Santa Fe), un pequeño pueblo de provincia. Las fuentes de su investigación son diversas y poco recorridas: encuestas de opinión, medios de comunicación gráficos y audiovisuales, y entrevistas en profundidad. En este trabajo, Carassai demuestra que la sociedad argentina del período analizado atravesó un proceso de naturalización de la violencia. Para la mayoría de las clases medias, éste no implicó una definición ideológica que avalara el uso de la fuerza, sino que se trató de una disposición a percibir como normal y cotidiano el recurso a las armas, apoyada en la premisa de que debían producirse cambios radicales en la realidad nacional. El libro está estructurado en cinco capítulos y dos excursos, como cierre se presentan unas breves conclusiones, un epílogo y dos apéndices (criterios analíticos y fuentes). El primer capítulo está destinado a revisar la tesis que postula que, a comienzos de los setenta, la clase media argentina experimentó un giro hacia la izquierda en lo ideológico y hacia el peronismo en lo político. Luego de un rastreo en las memorias de los años peronistas, el autor propone que tras la caída de Perón en 1955, los sentimientos antiperonistas más acérrimos dieron paso a posturas "no peronistas", de tono más moderado. La característica fundamental del "no peronismo" residió en un componente que Carassai denomina "iluminista", por el cual esta porción de los sectores medios se identificaba con la autonomía y el libre pensamiento. Paradójicamente, estos ideales resultaron compatibles con el apoyo a quiebres en el orden constitucional. En la explicación del autor, esto no se debió a que las clases medias fueran promilitares, sino a que rechazaban el peronismo.
doaj:df03c47bbb9f4b558d7086d795d36ba6 fatcat:5yt57vl56bedxettmati7reoby