Lenguaje como figura

Antonio Domínguez Rey
1993 Epos Revista de filología  
El autor es el primer interpretante de su obra. La interpreta a medida que la crea y, al mismo tiempo, es interpretado por ella. Esto no presupone que coincidan en el orden de lectura la interpretación del autor y de los posibles lectores, ni el comentario de aquél con su primera interpretación. La obra contiene un proceso dinámico y genera otro interpretante. Es semiosis recurrente. Hemos tomado como objeto de análisis un texto propio para educir en él, siguiendo el método analítico de G.
more » ... nalítico de G. Deledalle (1979), ciertas observaciones como la implicación semántico-pragmática de los niveles semióticos, la determinación procesual del objeto dinámico (Od) y el carácter autointerpretativo, por lo menos virtual, de la obra. Nos situamos, entonces, en una actitud de interpretante dinámico (Id), sin que esto implique prejuzgar de ninguna manera el valor lírico del texto. En cuanto objeto inmediato (Oi), dista ya del autor, pero, en cuanto (Od), al producir un efecto real en él, suscita, como recurrencia, el instante creativo -ya * Texto íntegro del estudio presentado en el Seminario Internacional de Uteratura y Semiótica Ch. S. Peirce, celebrado en julio de 1991 en Segovia. Se publicó parcialmente con el título «Lenguaje como figura. Análisis semiótico de un poema», en Signa, n.° 1. UNED, Madrid, 1992, pp. 179-187.
doi:10.5944/epos.9.1993.9826 fatcat:4jzjfvt5yvazplw5dkjvhbl3e4