Extremadura y Alentejo: el avance del periodismo digital transfronterizo en dos de las regiones más pobres de la Unión Europea

Juan Cardoso, Universidad De, Extremadura España Resumen
unpublished
Extremadura y Alentejo son dos regiones transfronterizas en el oeste de la Península Ibérica consideradas por la Unión Europea como Objetivo 1, es decir, regiones que para crecer han necesitado y necesitan de los fondos europeos de desarrollo regional. La cooperación entre ambas regiones española y portuguesa para salir del secular aislamiento y subdesarrollo ha sido efectiva en los últimos quince años, teniendo que superar rivalidades y complejos históricos y socioeconómicos que, en muchos
more » ... que, en muchos casos, sembraban la desconfianza en proyectos comunes. En el ámbito de los medios de comunicación esa cooperación es prácticamente inexistente pero ello no es óbice para constatar un cierto progreso a uno y a otro lado de la Raya, aunque con recursos y perspectivas diferentes. En los medios de Alentejo, aun cuando la proximidad es virtud, pervive cierto clasicismo, ciertos hábitos muy alejados de la modernidad que exigen los nuevos tiempos y las nuevas tecnologías. En Extremadura, sin embargo, los medios de comunicación han alcanzado una mayoría de edad nada desdeñable. En lo que se refiere a internet y el periodismo digital, la proyección para Alentejo no es buena y para Extremadura es lenta por lo que se requieren esfuerzos independientes y conjuntos. Independientes en la alfabetización tecnológica y en la inversión mediática, además de una mayor profesionalización periodística. Conjuntos en la asunción de ideas y proyectos que conlleven la realización de congresos, programas y empresas que supongan el avance digital a un ritmo que todavía no es ni el esperado ni el adecuado. Extremadura y Alentejo están en el camino para dejar de ser los olvidados, los pobres de Europa pero no podrán subirse al tren del progreso digital si no intervienen la imaginación, los proyectos y la colaboración entre ambas regiones. Palabras clave: Internet -Transfronterizo -Medios de comunicación -Subdesarrollo -Cooperación Extremadura es la Comunidad Autónoma española con más kilómetros de frontera con Portugal y esta situación geográfica constituye uno de sus rasgos diferenciales más acusados, un hecho que vertebra su identidad regional. Tradicionalmente Extremadura y las dos regiones portuguesas vecinas del Alentejo y Centro se han visto obligadas a soportar los efectos negativos de la frontera. El presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ha escrito que "la incorporación de España y Portugal a la Comunidad Europea avivó el proceso de acercamiento entre las poblaciones de ambos lados de la frontera y favoreció, sin duda, un espectacular aumento de las relaciones en todo tipo de sectores. En la actualidad las iniciativas no dependen, como en una etapa inicial, exclusivamente del impulso de las instituciones europeas y regionales, sino que emanan de forma natural de entidades y ciudadanos que abordan numerosos proyectos 2 de cooperación con el país vecino, tendencia que se está extendiendo a poblaciones cada vez más alejadas de la frontera" 1 . Sin embargo, el camino recorrido y el que aún queda por recorrer es "el camino de los pobres" puesto que Extremadura y Alentejo han vivido en el marco de la Unión Europea muy pendientes y dependientes de los Fondos Europeos de Desarrollo Regional, siendo consideradas ambas regiones Objetivo 1, es decir, zonas prioritarias, regiones menos desarrolladas cuyo PIB medio por habitante es inferior al 75% de la media en la Unión Europea, en definitiva, territorios que no pueden crecer por sí mismos por su despoblación, por su escasa o nula industrialización y por sus recursos limitados, o por una conjunción de todos estos elementos. En ese contexto de desarrollo ralentizado, más en Extremadura que en Alentejo, la presencia digital ha ido ocupando su espacio transformando ese apreciable subdesarrollo en modernidad y las carencias en progreso, explotando al máximo el ingenio para convertir en vanguardia lo que en otros lugares aún es proyecto o está en camino. Resulta curioso cuando no paradójico que en los últimos quince años los incentivos europeos hayan llegado a este lugar de frontera entre Extremadura y Alentejo para unir, para trabajar juntos y crear proyectos en común, para crecer y haya sido la brecha digital la que ha vuelto a marcar las diferencias entre ambas regiones. El 26 de abril de 2002, el Gobierno extremeño presentaba públicamente el sistema operativo LinEx, desarrollado a partir de la distribución Linux Debian y el entorno Gnome, convirtiéndose así en la primera Administración europea que creaba una distribución propia. Tras varios reconocimientos institucionales e internacionales -probablemente, el de mayor relevancia la noticia aparecida el 3 de noviembre de 2002 en The Washington Post con el título bastante elocuente: "Europe's Microsoft Alternative. Region in Spain abandons Windows, embraces Linux" 2 -, Extremadura emprendió una huida hacia delante por la senda digital donde con lo último que se ha encontrado es el proyecto "Extremadura Ciudad Digital", un poyecto del Ministerio de Industria y del Gobierno de Extremadura cuyo objetivo fundamental es la promoción de la Sociedad de la Información incluyendo temas como la teleadministración, el e-business, teletrabajo, teleformación, telemedicina, cultura, turismo y ocio, basado en redes de telecomunicaciones de alta velocidad, con un presupuesto que alcanzará los seis millones de euros. Por su parte, en Portugal el avance digital prosigue su camino no sin altibajos. Según la Autoridad Nacional de las Comunicaciones en 2004 el acceso a internet en banda ancha creció un 70'6% aunque, en el primer trimestre de ese año, apenas un 29% utilizaron internet, de acuerdo con los datos de Eurostat, el barómetro de la Unión Europea que sólo sitúa por debajo de Portugal a Grecia y Hungría. Es decir, y de acuerdo con la investigación titulada A Sociedade em Rede em Portugal, realizada por el Centro de Investigación y Estudios de Sociología del instituto Superior de Ciencias del Trabajo y de la Empres, tres de cada diez portugueses utilizan internet. Además, la investigación rebate la idea de que internet haya sustituido el uso de medios tradicionales como la 3 prensa, radio o televisión "una vez que se verifica que este nuevo medio es utilizado más como soporte de información que como medio de comunicación adicional" 3 . Por su parte, Bella Palomo en Los nuevos espacios del periodismo digital señala que España es el octavo país europeo con mayor porcentaje (37) de usuarios de internet, según el último Eurobarómetro (2003) , una cifra alejada de Suecia (77), de cierta importancia si se tiene en cuenta que no aparecen países como Francia o Bélgica y muy optimista comparada con la facilitada por la Asociación para la Investigación de los Medios de Comunicación (AIMC), fijada en el 27 por ciento (Portugal ocupa el undécimo lugar con el 26%). La distribución de los usuarios de internet por Comunidades Autónomas según AIMC sitúa a Extremadura en el puesto 14 con un 2,1%, muy lejos del 18% de Cataluña pero muy cercano a los de Baleares (2,2%) Asturias (2,4%) o Murcia (2,5%). En lo que se refiere a la penetración de internet por Comunidad Autónoma, Extremadura se sitúa en el antepenúltimo puesto. Asimismo, recuerda Bella Palomo algún dato ofrecido por la Asociación de Internautas: "sólo tres de cada diez hogares están conectados a internet y de ellos sólo uno lo hace a través de la banda ancha. En concreto, sólo en el País Vasco, La Rioja y Cantabria los accesos en el hogar superan a la navegación general (desde el trabajo, los centros de formación, los cibercafés...) por motivos personales" 4 . La realidad extremeño-alentejana Extremadura comparte con Portugal casi trescientos kilómetros de frontera pero la situación no es semejante a otras zonas transfronterizas centroeuropeas donde ya hace muchos años descubrieron los beneficios de una colaboración en común 5 . El secular aislamiento provocó sus efectos nocivos sobre las relaciones de frontera, prácticamente inexistentes. Localidades que distaban entre sí apenas 20 o 30 kilómetros a uno y otro lado de la frontera sobrevivían de espaldas las unas a las otras y ni sus propios responsables municipales se conocían. El desarrollo de las políticas comunitarias y el afán institucional, tanto de Extremadura como del Alentejo y la Región Centro de Portugal 6 , por establecer contactos más permanentes, más fiables y más productivos ha logrado en tan solo poco más de una década convencer debida, a una buena parte de la población que una situación de frontera desaparecida puede ser un perfecto factor de desarrollo. La publicación Visao 7 cruzó hace unos años los datos de dos estudios sociológicos: el realizado por el Profesor Orlindo Pereira y titulado A Espahna vista de Portugal y el dirigido por Amando de Miguel y titulado Imagen Social Recíproca de Españoles y Portugueses de Frontera. Las conclusiones eran sabrosas entonces y mantienen su vigencia. La mayoría de los portugueses tiene alguna disponibilidad para ayudar a un español en dificultades y una buena parte se encuentra dispuesto a mantener relaciones estrechas con personas del país vecino. Para los portugueses, los españoles son alegres, fuertemente religiosos, orgullosos, abiertos y trabajadores, además de mal agradecidos y machistas. A pesar de tener un grado de instrucción superior a los 4 portugueses, apenas un 7% de los españoles leen alguna vez un periódico o revista del país vecino, proporción que sube al 16% en lado de los portugueses. En lo que se refiere a televisión, los portugueses ven y escuchan más programas y canales en castellano que al revés y, en el contexto de la Unión Europea, los portugueses tienden a sobrevalorar el peso de España y subestimar la influencia portuguesa. En las relaciones extremeño-alentejanas se ha avanzado más en los últimos diez años que en toda la historia. Extremadura ya es referencia para el centro y sur de Portugal y, poco a poco, se la va conociendo como una Región con identidad propia y distinta al resto de las Comunidades Autónomas españolas. Hace dos años, en Extremadura 8 eran nueve mil personas que las estudiaban portugués, o sea, tres de cada cinco españoles que aprenden portugués en España. El Museo de Arte Contemporáneo de Badajoz acoge una destacada colección de arte contemporáneo portugués fuera de Portugal. Cada año se multiplican los encuentros entre profesores y alumnos. Se han editado casi doscientas publicaciones relacionadas con la situación transfronteriza, muchas de ellas bilingües. Las transacciones comerciales, las operaciones económicas, los acuerdos empresariales se intensifican. Las diferencias entre España y Portugal, entre Extremadura y Alentejo son, todavía, a veces, tan abismales que pueden parecer insalvables. En 1997 9 , el Alentejo contaba con apenas medio millón de habitantes y una densidad media de 20 hbs/km2. Mientras que Extremadura, aún teniendo también una de las densidades más bajas de Europa, 26 hbs/km2, sobrepasaba el millón de habitantes. Por ciudades, las más importantes de Alentejo se quedaban en 53.000 (Évora), 35.000 (Beja), 26.000 (Portalegre) y 24.000 (Elvas). En Extremadura, en la actualidad, Badajoz ya alcanza los 150.000, Cáceres supera los 90.000 y Mérida supera los 50.000. Mientras que la Junta de Extremadura es un Gobierno autónomo con presupuesto y capacidad legislativa propia dentro del Estado español, las regiones portuguesas carecen de esa autonomía y, por tanto, de la posibilidad de regular, de saber qué se quiere hacer y de facilitar la inversión. El programa del XVII Gobierno Constitucional, presidido por el primer ministro portugués José Sócrates, leído y presentado en marzo de 2005, establece, tras reconocer una débil competitividad y una baja productividad en la economía portuguesa, que la generalización del acceso a Internet y a las TIC es un elemento crítico en el proyecto de Gobierno y en el desarrollo de la sociedad portuguesa. Sus objetivos son: generalización del uso efectivo de Internet en la actividad educativa y desarrollo en todo el territorio de la banda ancha en condiciones similares a los países más avanzados de la Unión Europea, además de, entre otras iniciativas, un apoyo continuado a los proyectos de ciudades y regiones digitales. En lo que se refiere a la comunicación social, el proyecto de Gobierno señala que hay que impedir los excesos de concentración y los abusos de posición dominante, promover la transición a tecnologías digitales de difusión y estimular la autorregulación del sector. 5 En Extremadura se han realizado inversiones millonarias en alfabetización tecnológica, en accesibilidad a la red y apoyo a iniciativas empresariales que lo faciliten. Ha sido un objetivo del Gobierno lograr que las nuevas tecnologías no supongan un obstáculo para el desarrollo, yendo por delante de muchas regiones ibéricas y europeas. ¿Periodismo digital en la Raya? La frontera física no existe; existe la Raya, esa frontera, social, económica, psicológica, que poco a poco va cayendo, que cae irremediablemente. Una Raya que pretende ser como la de los mapas: inservible, superable. Y en esa Raya, en ese espacio transfronterizo que une a España y Portugal a través de Alentejo 10 y Extremadura, no hay medios ni grupos mediáticos con la suficiente entidad como para poder no ya influir en la sociedad más próxima sino tan siquiera transmitir mensajes al resto del mundo. Los medios de comunicación existentes han crecido como las comunidades donde nacieron. Tal vez, un poco por delante, pero no a la par a uno y a otro lado de la Raya. Ni han crecido unos al lado de los otros ni tampoco juntos. En la actualidad, la Raya sigue marcando el territorio, especialmente en lo concerniente a la sociedad de información. La economía, la mentalidad y la identidad son diferentes. Lograr una experiencia integradora en ese ámbito es un reto aún. Hoy por hoy, no existen empresas conjuntas relacionadas con los medios de comunicación. Menos aún, empresas con tecnología y objetivos digitales. La Oficina de Justificación de la Difusión situaba en 2004 a Extremadura en penúltimo lugar de las regiones de España en el censo de cibermedios, con un total de 10, es decir, el 0,9% respecto al total de España. Las posibilidades del periodismo digital se abren paso con dificultades extremas, como antes se abrieron paso las experiencias de periodismo escrito o radiofónico, por no decir televisivo, que en las regiones portuguesas ni existe y en Extremadura comienza a emerger. Bella Palomo 11 refleja las conclusiones de la encuesta elaborada por el Grupo de Periodistas Digitales y el Sindicato de Periodistas de Cataluña: han sido las propias empresas informativas las que no han facilitado la adaptación a Internet y se "dibuja un perfil del periodista digital en España marcado por su juventud, la precariedad, la inestabilidad y la inferioridad salarial con respecto a la figura tradicional". La estructura informativa en España es muy diferente a la de Portugal 12 . Tanto como la organización del país. El número de periódicos (diarios, semanales, gratuitos, locales, etc.) y sus tiradas, el número de emisoras (públicas y privadas) y sus audiencias, el número de televisiones y sus características (estatal, privadas, autonómicas, locales), programación y audiencias dibujan un sistema que ha crecido vertiginosamente a medida que crecía la democracia. Es verdad que también en España un puñado de grandes grupos de comunicación se reparten toda la industria y que los medios públicos siguen siendo la golosina de los gobiernos aunque negocios poco rentables desde el punto de vista económico. La información y el mundo de la comunicación en España pasa por convulsiones difíciles de contener. Si en España parece como si hubiera una 6 excesiva influencia del poder político o gubernamental -Administración central, autonómica o local, tres administraciones con competencias directas sobre medios de comunicación-, nada comparado con la preocupación y la intervención portuguesa sobre medios y periodistas. En Extremadura existen delegaciones territoriales de las dos principales agencias de prensa del Estado: EFE y Europa Press (incluye Europa Press Televisión). En la región transfronteriza de Alentejo no existen delegaciones de la Agencia de Noticias de Portugal (LUSA, 1987), heredera de las antiguas Lusitania (1944), Agencia Noticiosa de Información (1947), Agencia Noticiosa Portuguesa (1974) y Noticias de Portugal (1982) -estas dos últimas conviven un tiempo hasta que la situación económica de una y la necesidad de transformación de la otra promueven la que opera en la actualidad-. EFE, Europa Press y Lusa tienen portal Internet cada una con su potencialidad. EFE mantiene un servicio de noticias que se actualiza al instante y diferentes ofertas sobre acceso a noticias realizadas con textos, voces e imágenes -un servicio completo-, independientemente del servicio a sus abonados; Europa Press, además de lo descrito para EFE, permite a los abonados acceder, a través de su web y mediante una clave, al servicio permanente de noticias de cada Comunidad Autónoma. Es decir, Europa Press es una Agencia de noticias que informa sobre Extremadura o todo lo relacionado con Extremadura prácticamente en el momento que suceden los hechos. LUSA mantiene, principalmente, un servicio de noticias que pretende acoger cuanto acontece en todos los territorios portugueses aunque es impensable aún el poderoso sistema de EFE o las afinadas pretensiones regionalistas y localistas de Europa Press. Desarrollan actividad 118 emisoras de radio, desde generalistas de alcance nacionalaunque con programación local y regional-como Radio Nacional de España, SER, COPE, Onda Cero y Punto Radio (incluidas las radio fórmulas como 40 principales, Dial, Cadena 100, Kiss FM o Radio Olé) hasta emisoras municipales (28 en la provincia de Badajoz y 8 en la de Cáceres), dependientes de los ayuntamientos, que cubren las necesidades informativas locales. Las generalistas cuentan todas con sus web informativas sobre el medio de comunicación en sí, noticias de actualidad y la emisión on line de su programación. Quede claro que todos esos contenidos son de proyección nacional y las emisoras locales no tienen ningún tipo de acceso a
fatcat:ithxx4frujdwfkundcqpbhlq4e