Exploração, experiência e emoção de arquivo. A modo de introdução

Vicente Sánchez-Biosca
2015 Aniki: Revista Portuguesa da Imagem em Movimento  
En 1989, la historiadora francesa Arlette Farge (1989) evocaba en un delicioso opúsculo la genuina experiencia vivida por quien frecuentaba archivos. La denominó 'le goût de l'archive' (el sabor del archivo). Farge había sabido desentrañar en sus libros la historia de aquellos que carecían de historia, los parias, delincuentes, analfabetos, del s. XVIII, cuya sombra sólo se proyectaba en archivos judiciales que recogían procesos penales. En su tarea detectivesca, rememoraba la humedad de los
more » ... a humedad de los sombríos gabinetes de consulta, el tacto de las hojas sueltas, hoy desgastadas, la incomparable sensación de abrir un fajo de documentos 'por primera vez', garantía acaso de penetrar en solitario por la estrechísima ranura de la intimidad de gentes desaparecidas sin pena ni gloria dos siglos atrás. Eso mismo -presentimos-debe sentir el archivista del cine que abre, parapetado tras su máscara y guantes contra los gérmenes o el vinagre, bobinas contraídas e invisibles y se dispone, lentamente pero sin vacilación, a devolver a la luz aquello que una vez fue contemplado: una resurrección. Más intenso, por la urgencia ideológica y la implicación emocional que comportaba, debió ser el descubrimiento por los soldados soviéticos que llegaron en frenética carrera a Berlín en 1945 de latas y latas de films de propaganda de sus enemigos nazis. Desde su mismo hallazgo supieron, más que ellos quienes los dirigían, que aquéllas no iban a ser piezas de un archivo inmóvil. Alguien les iba a hacer hablar. Y muy pronto.
doi:10.14591/aniki.v2n2.190 fatcat:cocf3jdzkrdw3cxxb5ilcaiyya