Poesía

Frank Dauster
1966 Revista iberoamericana  
evolución de la critkia literaria en Chile. Ensayo y Bibliografia. Santiago de Chile. Instituto de Literatura Chilena. Editorial Universitaria. 1965. RESEÑAS ción: La literatura chilena en los Estados Unidos de América, que figura con título incompleto, es publicación de la Biblioteca Nacional de Chile y no de la Editorial Universitaria, si bien esta empresa tuvo a su cargo la impresión. En ese grupo de tan extraordinaria vitalidad y variedad que fue la generación de los Contemporáneos, se
more » ... emporáneos, se yergue, como figura de primer orden, la de José Gorostiza. A pesar de la extremada parquedad de su producción literaria, difícil sería poder hallar quien le aventajara en la poesía hispanoamericana de su tiempo. Resulta aún más notable cuando reconocemos que esta bien cimentada fama se basa en dos libros de extensión muy reducida y, en los últimos años, poco menos que inasequibles, las Canciones para cantar en las barcas y Muerte sin fin. Para decir la escueta verdad, se basa en este último, ya que las Canciones, por mucho que apunten hacia el desarrollo posterior -¡y cómo se equivccaban esos que encontraban en las Canciones una especie de remedo artepurista de la poesía española tradicional !-, no tienen la densidad y complejidad de Muerte sin fin. El mundo poético de Gorostiza se rinde lenta y difícilmente al lector acostumbrado a que un libro de poemas sea precisamente eso, un libro de poemas. Muerte sin fin, poema hermético, estructurado según un sentido arquitectónico de la poesía; pero poco a poco y a través de repetidas lecturas deja atónito al lector, al revelarse como una obra coherente y plena de múltiples sugerencias. Octavio Paz, Andrew Debicki y otros han visto en el poema una visión total de la angustiada existencia del hombre actual, visión que desemboca en la negación absoluta y total. No cabe duda de que esta visión sea la principal, pero a pesar de la excelente labor de dichos críticos, todavía nos quedan terrenos que deslindar. Dentro de las aristas cegadoras que pueblan este poema, se percibe una estética emparentada con la de Valery o la de Mallarmé. Tenemos ya lo que parece ser la edición definitiva de la poesía de Gorostiza; es hora de emprender un estudio sistemático de su teoría estética, de la práctica y de las relaciones con los escritores citados o con Eliot, con quien comparte, según parece, el sistema de creación poética. Todavía quedan por aclarar algunas muy extrañas coincidencias entre imágenes claves de Muerte sin fin y algunos ritos de purificación toltecas recientemente estudiados, o, ya en terrenos aun más complicados y difíciles, el lugar de este himno a la muerte entre la tradición mexicana, cuyas máximas expresicnes en nuestro siglo son este libro y dos obras de Villaurrutia, Invitación a la muerte y Nostalgia de la muerte. Pero que el futuro investigador tenga mucho cuidado, porque el milagro de Muerte sin fin es que, siendo tan rico en sugerencias, no se traiciona; sigue fiel a su naturaleza de poema evitando la trampa de la seudofilosofía poética que tantas veces es también seudopoesía. El presente libro, pues, hace asequibles otra vez los dos libros poéticos de
doi:10.5195/reviberoamer.1966.2261 fatcat:4s2fx4zrzrdvbkwlq3qdhwlb3m