El Rectorado de Virla

Florencio Aceñolaza
unpublished
En medio de estas negociaciones, al caducar la designación de Peña Guzmán como Interventor de la UNT, en su reemplazo fue nominado para ocupar el cargo de Rector el ingeniero Eugenio Flavio Virla. Este asumió en septiembre de 1957 y adoptó como propios los trámites que se venían realizando con el gobierno de la Provincia de Catamarca. Compenetrado de los antecedentes y teniendo un profundo respeto a las opiniones de Peirano siguió adelante con las gestiones ya iniciadas por su predecesor. En
more » ... e aspecto la Universidad continuó sosteniendo sus derechos sobre el sector como así también la idea de que la Provincia de Catamarca debía formar parte de la nueva empresa, o al menos participar de sus utilidades. Una posición generosa que era compatible con el pensamiento de Peirano, quien en todo momento pretendió que los resultados de su descubrimiento servirían a la región y a la Nación. Entre las comunicaciones que se producían entre organismos gubernamentales mineros hay que destacar el informe técnico producido por el Dr. Roberto Tezón el 16 de marzo de 1956. Éste, luego de haberse desempeñado en trabajos geológicos del sector, produjo un informe para el Director de Industria Minera en el cual trata de rescatar los estudios hechos en la repartición por algo más de un quinquenio. Ello se debía a que ya el tema de Agua de Dionisio había tomado amplia difusión en medios periodísticos del país y creía que era conveniente aclarar algunos puntos que involucraban a la repartición en la que se desempeñaba como geólogo y Consejero Técnico. En primer lugar al referirse a la situación legal menciona que "..Iniciados los trabajos de exploración esa Alta Casa de Estudios (la UNT) se convierte gracias a ingentes esfuerzos materiales y humanos en la indiscutible descubridora del depósito "Farellón Negro" 94. En su informe Tezón continúa su presentación destacando el rol que le cupo a la Dirección Nacional de Minería a partir del momento en que la Universidad tenía algunas limitaciones financieras. Dicha repartición para avanzar en el proceso exploratorio contrató trabajos con la Dirección General de Fabricaciones Militares lo que produjo un notable avance en el desarrollo de galerías, piques y perforaciones en el sector. También en el informe señala que para ese momento, 1956, ya habían definido unas 100 toneladas de mineral con leyes de 10 g/ton de oro; 180 g/ton de plata y 20% de manganeso. Valorizando dicho volumen, para Tezón, se habrían cubicado un valor estimado en $ 56.200.000 pesos m/n 95. Hay que destacar que la información pública acumulada sobre la potencialidad del yacimiento hizo surgir interés en el ámbito minero-industrial que comenzó a buscar una relación societaria con la Universidad Nacional de Tucumán en lo referente a la explotación del yacimiento de Agua de Dionisio.
fatcat:3elendy7bjbahisjj537eawv7u