Emilio Perea

Eduardo Briones, Paco Rivas
2010 Gaceta Sanitaria  
No estamos seguros de que a Emilio le hubiera gustado salir en esta nota, no era de hacerse fotos. Prefería estar metido entre diseñ os de estudio, problemas de salud pú blica, discusiones metodoló gicas, lanzando correos y organizando teleconferencias con los colegas de investigació n (y si se puede, reunió n en algú n punto medio como Antequera). Por desgracia ya no puede quejarse, ni esquivar falacias con sus comentarios socarrones y su sentido del humor. Así lo conocíamos desde los primeros
more » ... desde los primeros ochenta de la ilusió n y del desencanto, con las clases de Enrique Ná jera y el grupo de colaboradores de la Cá tedra de Preventiva de Sevilla, recorriendo Andalucía y medio mundo estudiando la nutrició n infantil, la tuberculosis, la meningitis, el cá ncer de piel, ademá s de los ensayos independientes sobre temas como la heroína o la acupuntura. Tambié n se volcó en enseñ ar epidemiología en la Escuela Andaluza de Salud Pú blica, para despué s recalar en el hospital Costa del Sol con un proyecto de unidad de investigació n, que hoy es un referente en todo el país gracias a su empeñ o en implicarnos en los proyectos, crear alianzas en círculos e investigar en red. Por eso participó activamente en la construcció n de la extinta red IRYSS y su versió n andaluza, colaborando con grupos de toda Españ a (Aragó n, Cataluñ a, Madrid, País Vascoy) dando sus frutos en temas como la evaluació n de servicios sanitarios y adecuació n de uso de tecnologías, el aná lisis geográ fico y la variabilidad de la prá ctica, ademá s de proyectos europeos. Tambié n se mostró el nivel de su grupo de investigadores cuando fueron aceptados en el CIBER de epidemiología y salud pú blica (CIBERESP), en el cual siguen los que toman su testigo. Muchos son los proyectos, implicando a muchos compañ eros que hemos contado con su solidez y honestidad junto a su capacidad de hacer agradables las durezas de la investigació n a base de diá logo, camaradería y generosidad. Se nos ha ido Emilio como era de fiel a sí mismo, y nos deja a mucha gente una herencia de ideas y sonrisas y el hueco enorme del amigo, del colega y del epidemió logo.
doi:10.1016/j.gaceta.2010.01.004 fatcat:sqefjqoc6bch5he47az7hzgk6i