FORMACIÓN PROFESIONAL N O 17 REVISTA EUROPEA

Bernd Ott
unpublished
CEDEFOP 57 nados a una materia. Pero esta versión ya no basta para una formación profesional orientada al futuro. Las competencias de actuación profesionales implican hoy, jun-to a mayores exigencias de conocimien-tos, sobre todo una competencia personal y metodológica claramente marcada, cifrada en cualificaciones clave de tipo material, formal y social, como p. ej. la capacidad de comunicación y colabora-ción, el dominio de técnicas de forma-ción y de trabajo o facultades decisorias y de
more » ... ecisorias y de participación. Factores constitutivos de las competencias profesionales de ac-tuación son así los conocimientos profe-sionales, la autonomía de pensamiento y actuación, la cooperación interpersonal y los intereses técnicos como factor motivacional. Los objetivos son las competencias espe-cíficas o técnicas de los alumnos o apren-dices de FP, es decir, su capacidad para el trabajo especializado, eficiente y autó-nomo. Este objetivo didáctico se encuen-tra ya prescrito por la Ley de la forma-ción profesional alemana (LFP) de 1969: "La formación profesional debe transmi-tir una base profesional amplia y las ca-pacidades y conocimientos técnicos es-pecíficos necesarios para ejercer una ac-tividad profesional cualificada, mediante cursos estructurados. Deberá asimismo posibilitar la obtención de la correspon-diente experiencia profesional" (Art.1, Ap.2 LFP). Desarrollo de la personalidad El desarrollo de la personalidad es mate-ria que se refiere ante todo a la relación con uno mismo. Aspira al autocono-Características estructurales y cate-gorías de destinatarios para una formación profesional integral Introducción Una formación profesional integral no consiste tan sólo en la obtención de com-petencias técnicas, sino que pretende explícitamente también lograr la autono-mía humana, la responsabilidad social y la participación democrática en la vida y en el trabajo. Para ello se requiere por una parte que los alumnos o aprendices de FP (en cada caso particular) sepan in-terpretar situaciones técnicas sistemáticas, reflexionando e interviniendo en ellas de manera constructiva y analítica. Por otro lado, un componente integral de una for-mación profesional global es el fomento del comportamiento social, de la emanci-pación, la creatividad y la facultad de participación. Características estructura-les de una formación pro-fesional integral Premisa básica para una FP con futuro es que la formación, sea escolar o en la empresa, cumpla el requisito de impartir competencias profesionales de actuación y que desarrollen la personalidad (véase Ott, 1995, 50 y sig.). Competencias profesionales de actua-ción Antiguamente las competencias profesio-nales de actuación se equiparaban con frecuencia a una cualificación puramente técnica, impartible mediante conocimien-tos y capacidades estrechamente relacio-Una formación profesional integral no consiste tan sólo en la obtención de compe-tencias técnicas, sino que pretende explícitamente también lograr la autono-mía humana, la responsabi-lidad social y la participa-ción democrática en la vida y en el trabajo. Para ello se requiere por una parte que los alumnos o aprendices de FP (en cada caso particular) sepan interpretar situa-ciones técnicas sistemáti-cas, reflexionando e inter-viniendo en ellas de mane-ra constructiva y analítica. Por otro lado, un compo-nente integral de una for-mación profesional global es el fomento del compor-tamiento social, de la eman-cipación, la creatividad y la facultad de participación.
fatcat:qmvt3fle4fdubibb7zbdve5xqe