La hiperostosis esquelética idiopática difusa (DISH) como expresión de un proceso sistémico

Alberto Orden, Lascano, Alberto Orden
2017 Orden • Rev Arg Reumatol   unpublished
La Hiperostosis Esquelética Idiopática Difusa es una condición caracterizada por la calcificación y/u osificación de los tejidos blandos, principalmente entesis, ligamentos y cápsulas articulares. En 1950, Forestier y Rotés-Querol publicaron una serie denominándola "hiperostosis anquilosante vertebral senil" y la distinguieron como entidad nosológica separada de la espondiloartrosis y la espondilitis anquilosante 1. En 1975, Resnick publica un extenso estudio que expone su elevada prevalencia,
more » ... evada prevalencia, las localizaciones extraespinales y propone el nombre actualmente utilizado de "Difusse Idiopathic Skeleletal Hiperostosis" (DISH) 2. El lugar clásico del compromiso es la columna vertebral, siendo la osificación de los tejidos blandos, especialmente del ligamento prevertebral anterior de la columna dorsal, su rasgo característico. La osificación del ligamento longitudinal posterior (OPLL) de la columna, más frecuente en japoneses y otras poblaciones asiáticas, acompaña al DISH hasta en el 50% de los casos y se la considera como una variante 3. Sin embargo, DISH no se limita a la columna vertebral, y puede afectar múltiples sitios periféricos de forma independiente. Las osificaciones de entesis extraespinales son frecuentes, y la observación de su presencia aislada puede conducir al diagnóstico de DISH 4,5. Se ha descrito la coexistencia de esta entidad con espondilitis anquilosante 6. Inicialmente, Forestier y Rotés-Querol consideraron al DISH como una alteración radiológica "spectacular but inocuous" 7. Progresivamente, se fueron describiendo cuadros de rigidez espinal de grado variable, síndromes causados por la sobrecarga dinámica de los segmentos móviles, síndromes producidos por ocupación de espacio (compresión del esófago, tráquea, laringe, o médula espinal por el compromiso del canal, con o sin fracturas vertebrales) 8-12. Por último, la hiperostosis es causa de manifestaciones en estructuras periféricas como hombros, caderas y pies 7. La prevalencia global, de acuerdo a estudios realizados en diversas poblaciones o países (incluyendo Finlandia, Budapest, Israel, Corea, Nápoles, los Países Bajos, Sudáfrica y EE.UU.), es muy variable, desde 3,6% a un 28%, en función de los criterios de diagnóstico o de las poblaciones de estudio. En los estudios radiológicos se ha observado en el 2,4 al 5,4% de los pacientes mayores de 40 años y en el 11,2% en los mayores de 70 años, siendo esto confirmado en series necrópsicas. La prevalencia aumenta con la edad, así, en hombres de un 10% a la edad de 50 a 54 años hasta un 36% a la edad mayor de 75 años, mientras que en la mujer de un 1,9% a la edad de 50 a 54 años hasta un 26% a la edad mayor de 75 años. La relación hombre/ mujer es 2/1, diferencia que disminuye con la edad 12-21. No existen criterios clasificatorios definitivos, basándose en general en los planteados por Resnick: a. La presencia de osificaciones exuberantes en la cara antero lateral (dos si se encuentran en la columna torácica inferior o tres en otras localizaciones), b. La presencia de una relativa preservación del espacio intervertebral en el segmento afectado y la ausencia de cambios degenerativos en el disco (fenómeno de vacío o esclerosis del cuerpo vertebral), y c. La ausencia de afectación de las articulaciones
fatcat:3kprgs5hmbbrbkrjnxvjhsjosu