La epilepsia en los Tribunales

Constancio Bernaldo de Quirós
1989 Revista Española de Investigaciones Sociológicas (REIS)  
I La frecuencia de los crímenes cometidos por epilépticos es notoria, y ha sido reseñada por todos los tratadistas desde los orígenes mismos de la Patología mental y la Medicina legal l . Así, por ejemplo, Burlereaux escribe: «cuando un crimen inexplicable y completamente en desacuerdo con los antecedentes del reo, no conocido como enajenado, se cumple, con una instantaneidad insólita, una ferocidad ó multiplicidad de agresiones extraordinadia, fuera del mecanismo usual del delito y sin
more » ... elito y sin complicidad; cuando el reo ha perdido todo recuerdo y parece extraño al acto cometido, ó cuando tiene tan sólo una conciencia vaga y habla de él con indiferencia, como si lo hubiera realizado otro: entonces es menester buscar la epilepsia» 2 . * Incluye un Informe del Dr. Maestre. Revista General de Legislación y Jurisprudencia (director: Excmo. Sr. D. José M. a Masvera y Navarro), tomo 94, Madrid, Imprenta de la Revista de Legislación, 1899. 1 En el artículo La Criminología en 1898, publicado en esta misma REVISTA, al hablar de los precursores de Lombroso, se cita á Samuel Fuschs, que en 1615 estableció ya la relación entre crimen y epilepsia. También Zacchias-el primero que intentó formar un cuerpo de doctrina científica con los resultados de la experiencia médico-psicológica-insistió en la necesidad de estudiar los crímenes de los epilépticos. ( V. Krafft Ebing, Tratatto di Psicopatologia forense, trad. ital. de L. Borri. Turín, 1897, pág. 270.) 2 Artículo Epilepsie en el Dictionnaire des sciences medicales. París, 1886. Reís 47/89 pp. 283-299 CONSTANCIO BERNALDO DE QUIROS Y se encontraría, en efecto, reconociéndola todos en estos casos marcados del gran mal epiléptico; pero á su lado existen otras formas larvadas, descubiertas por la ciencia, más disfrazadas cada vez, que llegan hasta el instante de inconsciencia temporal é inadvertida, ó al breve ataque colérico ó de ira, que son los equivalentes psíquicos de la epilepsia muscular. Ahora bien: si el lector quisiera saber lo que es, en definitiva, este estado morboso, podría contestársele. -con Dallemagne 3 que algunos años hace todavía hubiera sido posible definirle, pero que hoy, como la degeneración ó la neurastenia, es una figura proteiforme en que encaja toda la Patología mental. Efecto de la irritación de la corteza cerebral, del bulbo ó de la médula, su reacción se caracteriza por una descarga rápida y excesiva de fuerzas latentes, en intermitentes é inextables impulsiones. II La jurisprudencia de los Tribunales se ha mostrado siempre muy restrictiva en la interpretación y aplicación del núm. 1.° del art. 8.° del Código penal. Por lo que toca á la locura epiléptica, todos recordamos el caso del desdichado Morillo, uno de los procesos que, con los de Garayo y Galeote, plantearon en España pública y apasionadamente la cuestión de la responsabilidad en las enfermedades mentales. Morillo, que era en verdad delincuente epiléptico tan caracterizado, que quienquiera que, clasificando criminales en España, desee colocar frente á cada categoría un ejemplo vivo, habrá de poner en la de los epilépticos su nombre 4 ; Morillo fue, no obstante, condenado, á pesar de los luminosos informes de los Doctores Yáñez, Escuder y Escribano, á pesar de su manuscrito autobiográfico y sus cartas, á pesar de toda su vida y sus hechos de epiléptico. Con todo, en los últimos años -efecto quizá de la propaganda de las doctrinas criminológicas modernas 5 -, los Tribunales parecen entrar por un camino más razonable, y á la vez más humano y seguro. No sólo se han sucedido declaraciones de irresponsabilidad por enfermedad mental más o menos evidente para el profano (perdóneseme si el término parece pedantesco), sino que, además, un documento legislativo de. justicia penal, que, siendo el más moderno, ha podido recoger, bien ó mal, las últimas ideas, 3 Degeneres et desequilibres. Bruselas, 1894. 4 V. el V roce so Morillo en la Colección de Procesos célebres, publicada por la REVISTA DE LEGISLACIÓN (cuad. 10, 2. a ed. Madrid, 1884), especialmente págs. 10 (árbol genealógico), 29 y sigs. (epistolario), 48 y sigs. («mi declaración»), 98 y sigs. (informes de los peritos). 5 Sabido es el papel que conceden á la epilepsia, en el delito, los autores italianos modernos (Lombroso, Ferri, Ottolenghi, Tonnini, Roncoroni, Cividalli, Adriani, Albertotti, Niceforo, etc., etc.).
doi:10.2307/40183417 fatcat:6b3igz6bjrhurbbgickm2e3ati