R O BER T O FALABE LL A, E L H O M BRE Y SU OBRA

Gustavo Bec~r
unpublished
T~n pronto como ~pultamos a Roben o Falabdla, el 15 d~ diciemb re de 1958, un grupo de sus amigos decidió hacer c:\ invenlar io de sus obras en los uh'c rsos campos de la cult ura y dd ~ne q ue cultivara, con el inimo de prole-gerlot de pérdidas. oh'idos o malas interpretaciones. Su obra musical fue in-,'entariada por dos de Sus amigos más Intimos, Sergio Onega, que tam bi én fue su discípulo, y CU$lam Becerra que tuvo el pri vil egio de camarse entre sus profesores. Ro\rerto Fabbe]]" fue un
more » ... Fabbe]]" fue un humanista, pero ante lodo fue u n ser unido a la historia de SIL especie, act;"o en tOllaS sus manifl'1wdones. Su mundo in_ u:rior lo h izo artista, su respon sabilidad wcial lo transfonnó en pol!tioo. Su voluntad de !Ie!'";r sus ideales jam,b pudo ser q uebrantada. Murió dejando un ~'ado enorme, una larea ineludible q ue ,¡uema la condend a de los que reci bieron el impaelo d e su obr;!. Su gestióu mnca de mauera cada vez más dara un hilO en la historia de nuestra intcJcclUalidad máJ pura r responsa· bl e. Dado el conjunto de es13$ d rcu nsl:lIldas, e$IC trabajo no podrla ser uua enumeración mcc:l nica de su obra, una transcripción del materia l al q ue alu· dimos m:h arriba. sino que lendnl por objelivo sond en las condiciones de esta producción, las circunstancias t~cniau e históricas, la s relaciones ent re o ", gUII hu,"Ln: y gl"i ... a'\;~I" y. u uH:dio, d"..a~a "uv el "aJo,· op"tJfi~v u~ IU obra musical, la del compo!itor. ÚJ vida diaria de R obtTlo Fai"bd{a. No he pemado este trab ajo romo una inrormación par.!! musicólogos, aspiro a que su contenido lleg¡le a 101 músicos, a l ser humano, y deseo especialmen. \1:: que su contenido sostenga a la juventud q ue lucha en elle dificil arte de la creación musical. Quisiera que la lección que nos dio Roberto Falabe lla comrailara ron ese :inimo liimplista de lan t05 compositores d el mundo ente-ro, freme al problema de la creación, a la que con frecuencia le suponen más dirieultades de la~ que realmente debieran, p id iendo más ayu da de la que m,h tarde demuestran merecer. Al nacer, Roberto Fabbella pareda un nilio norm al, ~ro afiles de cum· plir tres ailo~ 5US padres oomell~a ron a ach'ertir ciertas anomalJas. Sus mo.'i· miemos no progres~bart r su des..lrrollo parecla definiti.'amente C5 rauC<ldo. Comulrados los médi{05)e llegó a la conclusión que el n iño sufr/a de un tipo de parálisis conocido con el nombre de " Li tlk". simila r a la parálisis in· bmil y tarlsima en estas latirudes. Fue una dura prueba para sus b mili are!, e¡;~c:ialmen re pa ra su madre, mujer que por su dinamismo jugó un papel deci.ivo en la ronnación mor~1 d e nuestro anÍ! ra y en [a sa lvación de las O(;3.a. pro babilidades de rehabilitación HsiC<l q ue el caso ~rmilfa. Pese a rodo, el niño logro desarrollar un extraordinario optimismo y un h umor q ue la primera en rerm,d ad no logró opacar y que ningun a erapa pos· • 28 •
fatcat:lqh256feeraepfyhzrkqc2pmrq