JOSÉ ORTEGA Y GASSET, Meditación de la técnica. Ensimisma-miento y alteración

Carlos Javier GONZÁLEZ SERRANO
2015 Bajo Palabra  
Carlos Javier GONZÁLEZ SERRANO BAJO PALABRA. Revista de Filosofía II Época, Nº 10 (2015):365-368 365 Quizás resulte una obviedad, convertida ya en tópico, afirmar que José Ortega y Gasset fue pensador de su circunstancia. Muchos de sus textos periodísticos, redactados para ser presentados en las diversas publicaciones en las que habitualmente trabajaba, llevan el sello de una preocupación acuciante por desarrollar una reflexión sobre su presente que instara a una verdadera y comprometida
more » ... Es ésta, la acción, el único motor posible de movilización frente al adocenamiento, frente al gregarismo que impide -primero-pensar y -después-actuar. Es Ortega, como decimos, pensador de su circunstancia. Aunque de un modo muy singular. Numerosos escritos del filósofo madrileño, originados al calor de las vicisitudes políticas y sociales que presenció, analizó y -en algunos casos-sufrió, producen hoy una singular sensación en el lector contemporáneo. Confesaba Tolstoi a muchos de los visitantes que se acercaban a Yásnaia Poliana para conversar con el genio ruso que la calidad de una obra auténticamente literaria, genuinamente universal, no pierde nunca su calidad, su fondo, el Grund que hace de ella algo eterno y casi eidético, cuando es vertida a otros idiomas mediante su traducción. Esta misma misma ley podría aplicarse a textos que, pasado con creces el momento de su publicación, logran alcanzar un estatuto atemporal mediante el despliegue de preocupaciones intrínsecamente humanas.
doaj:53cbbfe732744dcfb671706f598378b8 fatcat:r5zmdeniifdndmdrd3gg6or6he