¿Es posible una atención primaria «amigable para las/los jóvenes» en España?

Isabel Goicolea, Elena Aguiló, Juan Madrid
2015 Gaceta Sanitaria  
La salud de la juventud y los servicios sanitarios La juventud es una época de plenitud, pero también una etapa en la que las personas están más expuestas a morbilidad y mortalidad por accidentes, violencia, abuso de sustancias y problemas relacionados con la salud reproductiva y la salud mental 1-8 . España no es una excepción a este patrón: cerca de la mitad de las muertes en la población de 15 a 29 años de edad son por causas externas (principalmente accidentes de tráfico), y el suicidio
more » ... , y el suicidio constituye la tercera causa de muerte en este grupo. El 21,7% de las/los jóvenes fuman, el consumo intensivo de alcohol ha aumentado y el 20% de las/los jóvenes declaran carecer de información de calidad sobre salud sexual 6,9 . En nuestro país, como en otros, la juventud no constituye un grupo homogéneo: la salud y el acceso a los servicios sanitarios varían de acuerdo con factores como el nivel socioeconómico, el género o la etnia 10 . En este artículo vamos a utilizar la definición de joven de la Organización Mundial de la Salud (OMS): toda persona entre 15 y 24 años de edad. Somos conscientes de que esta definición conlleva una simplificación que puede invisibilizar aspectos como la diversidad de experiencias, las distintas definiciones de adolescencia y juventud según las legislaciones, las diferencias entre los rangos de edad y las diferencias en la construcción de la adolescencia y la juventud en las distintas sociedades y culturas. En cuanto a intervenciones de salud, es especialmente importante destacar que las dirigidas a jóvenes resultan beneficiosas no solo a corto plazo sino también a largo plazo: las conductas saludables iniciadas durante la adolescencia y la juventud es más probable que se mantengan durante la edad adulta 2-4,11 . El estado de salud de las/los jóvenes depende de factores como el estatus socioeconómico y el empleo, la educación y los factores ambientales, y también del acceso a los servicios sanitarios y a información de la salud. Los servicios sanitarios, además de los educativos, las políticas de empleo y otros sectores, pueden tener un impacto beneficioso en la salud de la gente joven, a través de proveer información, promover conductas saludables y ofrecer tratamientos para aquellos/as jóvenes con problemas de salud, especialmente para quienes se encuentran en situación de mayor * Autora para correspondencia. Correo electrónico: goicolea@epiph.umu.se (I. Goicolea). vulnerabilidad 2-4,12-15 . Siempre va a haber encuentros entre adolescentes/jóvenes y profesionales sanitarios (por morbilidad, por chequeos de salud, en actividades preventivas), pero del enfoque que sigan estos servicios va a depender mucho el impacto que tengan en las conductas de la juventud en temas relacionados con la salud. En definitiva, para que los servicios sanitarios sean beneficiosos, deberían ser accesibles, aceptables, equitativos, apropiados y efectivos para los diversos grupos de jóvenes, tal y como establece la OMS 3,4 . A esto llamamos servicios de salud «amigables para las/los jóvenes». Los servicios de salud amigables para jóvenes pueden ofertarse en una variedad de modelos: servicios diferenciados y especializados para jóvenes, acciones comunitarias, servicios sanitarios dentro de las instituciones educativas o servicios integrados dentro de los establecimientos de salud; en este último modelo se centra este editorial. Los servicios de salud amigables para jóvenes deben basarse en políticas no restrictivas, responder a las necesidades de las/los jóvenes con confidencialidad y sin prejuicios, fortalecer la participación juvenil, promover el diálogo con la comunidad, coordinarse con otros servicios e implementar actividades preventivas y comunitarias fuera de los servicios 3,16 . La salud de las personas jóvenes depende de múltiples sectores, y por lo tanto la coordinación del sector sanitario con otros es clave, especialmente con el sector educativo. A pesar de que la investigación demuestra que implementar servicios de salud amigables para jóvenes es una intervención que no requiere grandes inversiones económicas 17 y que puede contribuir a mejorar la salud de este grupo, los sistemas sanitarios no han generalizado tal enfoque. Incluso en países con sistemas sanitarios bien desarrollados, los servicios de salud amigables para jóvenes no suelen ser priorizados y los profesionales sanitarios reciben escasa formación y guía en este tema 2, 4, 12, 14, 18, 19 . No estamos, desde luego, ante una prioridad institucional. La atención primaria y la integración de servicios amigables para la gente joven Dentro del sistema sanitario, la atención primaria parecería el espacio más adecuado para integrar los servicios de salud amigables para jóvenes. La literatura muestra que entre el 60% y el 90% de las/los jóvenes contacta con su médico/a de familia al menos una http://dx.
doi:10.1016/j.gaceta.2015.03.009 pmid:26026726 fatcat:d6nnxbqynzegpabdp3pegeaiji