Ciudad y erotismo: un fenómeno existencial de la amontonada vida urbana

Sanda Loyola Guízar
2018 Bitácora arquitectura  
Todos los días atravesamos la ciudad y la ciudad nos atraviesa: incorporamos sus dinámicas, sus lógicas caóticas y problemáticas. La piel de la ciudad nos toca, nos mima, nos cobija y nos lastima. Este texto ensaya la experiencia corporal en la arquitectura y la ciudad, desde la experiencia individual del encuentro primitivo con la comodidad como experiencia originaria, hasta la colectivización de los espacios urbanos en la modernidad industrial y posindustrial, en donde las masas toman la
more » ... masas toman la forma del recipiente que las contiene. El cuerpo, con sus elementos perceptuales, es aquello con lo que nos enfrentamos al mundo, pero también es con lo que trascendemos nuestros límites y hacemos contacto con otros cuerpos. La ciudad no es un espacio deserotizado -aunque el siglo xx haya soñado con la planeación de barrios asépticos, viviendas higiénicas y usuarios anestesiados-las ciudades siguen activando todos nuestros sentidos hasta saturarlos o incluso desbordarlos estética y sinestésicamente. Sandra Loyola Guízar Habitantes de ciudades y de reinos son los representantes clásicos de un tipo de ser humano que posee la precaria capacidad psicopolítica de imaginarse unido, también en lo grande, tras paredes que respiran. Peter Sloterdijk Ciudad y erotismo: un fenómeno existencial de la amontonada vida urbana La ciudad no es un espacio deserotizado, sigue activando todos nuestros sentidos hasta saturarlos o incluso desbordarlos estética y sinestésicamente
doi:10.22201/fa.14058901p.2018.39.67828 fatcat:iek6vyprqnatzafiffog2n2o5y