De pop a naïf: La mediación editorial francesa de La traición de Rita Hayworth de Manuel Puig (1964–1969) [chapter]

2020 World Editors  
Son conocidas la insatisfacción de Puig con la crítica de su propio país y su simétrica y compensatoria gratitud, no exenta de exageración, hacia sus editores extranjeros. En un artículo titulado "Loss of a readership" publicado en un semanario inglés en 1985 en el que narra su larga historia con la censura, Puig reflexiona: "He escrito mis primeras cinco novelas en español argentino pero soy leído en traducciones. Los libros están en las librerías argentinas pero nadie los compra. He perdido
more » ... ompra. He perdido mi público nacional. El silencio de los medios es, posiblemente, la razón" (Puig 2007: 400). Puig se muestra como el escritor privado de sus lectores "naturales" o por lo menos directos, como el escritor que, gracias a la traducción a otros idiomas, encuentra un lectorado internacional y en este un bálsamo que mitiga el silencio castigador de la censura y de los medios argentinos. En esta casa nueva, políglota e internacional que la difusión de su literatura en el extranjero le construye, Francia, junto con Italia, es un anfitrión particularmente generoso. En el mismo artículo, Puig recuerda a propósito de la publicación La traición de Rita Hayworth: Finalmente, en 1968 el libro fue publicado [en Argentina], con críticas indiferentes, se vendió muy poco y nadie advirtió su aparición. Mientras, Juan Goytisolo, había convencido a Gallimard para publicar La traición de Rita Hayworth y en 1969 apareció en francés y fue seleccionada por Le Monde entre los cinco mejores libros extranjeros del año. [. . .] De repente, los lectores de Argentina me descubrieron y me convertí en un best-seller (Romero 2006: 397). Es notable la ironía de Puig, quien finge observar con la distancia del analista el camino de legitimación que emprende su primer libro, desde fuera para dentro, desde la gloria extranjera, mejor dicho, parisina, hacia el reconocimiento doméstico, tardío y provinciano. En estas declaraciones se dibuja una compleja figura de autor que se irá desarrollando y enriqueciendo con los años y en la cual el extranjero cumple una doble función, paradójica, de escenario de legitimación, y, al mismo tiempo, de triste refugio para un escritor solo, separado de
doi:10.1515/9783110713015-018 fatcat:jbknrmit7jf3vl3mpqinvoa7ni