Globalización, sindicatos y migración laboral: Viejos dilemas, nuevas oportunidades

Ronaldo Munck, Dublin City University
2014 Migración y desarrollo  
This essay addresses the complex and sometimes conflicted relations between trade unions and migrant workers. We ponder the challenges which migration represents for trade unions in the context of globalization and the changing panorama of the global system since the 1990s on the basis of Gramsci's dictum that «the old has died but the new has not yet been born». This sets the scene for an analysis of workers in the context of the processes of globalization and precarization, arguing that we
more » ... now moving beyond the categories of North and South in terms of the mutations of capitalism and their impact on the workers of the world. Finally, we examine the complexities of the ways in which workers are responding to those mutations and are therefore posing a very real challenge to the stable reproduction of capitalist dominance and the opportunities arising for a new multi-scalar global social unionism. SEGUNDO SEMESTRE MIGRACIÓN Y DESARROLLO VOL. 12 9 GLOBALIZACIÓN, SINDICATOS Y MIGRACIÓN LABORAL blecidas y, de hecho, como un sector «difícil de organizar». Así como los trabajadores están divididos por género, edad y etnicidad, también están divididos de acuerdo con su nacionalidad y estatus de ciudadanía. Lo que propongo en el presente artículo, en función de transformar la crisis mundial del capital en una oportunidad mundial del trabajo, es un cambio decisivo hacia la migración como una bisagra para el futuro de la globalización y como una oportunidad para la revitalización de los sindicatos con miras a una transformación social. Dentro de una coyuntura histórica en la que el proteccionismo nacional, la xenofobia y el racismo están destinados a tomar un lugar preponderante, este enfoque podría, como mínimo, desempeñar un papel positivo en relación con la defensa de la democracia y, posiblemente, en impulsar una transformación social. A lo largo de la historia los sindicatos, como organizadores del «factor de producción» denominado trabajo, han mostrado en la práctica, sino es que programáticamente, una actitud proteccionista hacia la movilidad laboral libre. 1 Existen numerosos ejemplos en la historia de los sindicatos que se oponen a la entrada de trabajadores extranjeros al mercado laboral nacional o que buscan la exclusión social de los que ya están en él (véase Penninx y Roosblad, 2001). Recientemente ha habido un reconocimiento, desde el interior de los sindicatos mismos, de que «la solidaridad con los trabajadores migrantes está ayudando a los sindicatos a volver a los principios básicos del movimiento laboral» (David, 2002: 2). Uno de los argumentos afirma que
doi:10.35533/myd.1223.rm fatcat:h2pnfoqrbbczfmdsy7fler3n4q