Reseña: "I rari" (2012), de P. Gimferrer

Loreta De Stasio
2015 Pasavento: Revista de Estudios Hispánicos  
Pere Gimferrer: I Rari. Introducción de Giuseppe Grilli; traducción de Raffaella Valenti Pettino; anotaciones y edición de Trinis Antonietta Messina Fajardo. Ariccia, Aracne editrice, 2012, 388 pp. Este libro es la traducción al italiano del libro Los raros (editado en 1985 por Planeta, y en 1999 por Bitzoc, Palma de Mallorca); un libro que recopila las columnas ("ventanucos" o "viñetas") de uno de los "ciclos literarios" de Pere Gimferrer (1985: 254), publicadas semanalmente desde octubre de
more » ... desde octubre de 1983 hasta junio de 1985 en el suplemento literario del diario El País bajo el epígrafe "El país de los raros". Según el último artículo, "La rueda de los raros", el ciclo es una reacción contra una mínima parte de "lo mal leído o mal comprendido o mal difundido" (256), y, en realidad, es un homenaje a la lectura, porque "quizá lo raro es ser lector" (256). En estos artículos Gimferrer habla, por lo tanto, de autores que, por varias razones, han sido olvidados, pero cuyos textos merecen un conocimiento mayor. En palabras de Juan Pablo Villalobos (2013) , "los raros son los ignorados por la crítica, los vilipendiados por las instancias legitimadoras del mundo literario, los desconocidos de los lectores no especializados (llámense escritores, académicos o periodistas)". El concepto de "raros", que fue introducido por Rubén Darío en su libro Los Raros (1896), ha sido retomado por varios autores durante el siglo xx. Pere Gimferrer publica su propia concepción de "lo raro" y amplía la lista de Darío. "¿Qué es hoy lo raro, quiénes son hoy los raros?", se pregunta Gimferrer, y alude a Darío: "Para Rubén, lo raro y los raros no podían ser sino lo opuesto a la tradición o lo simplemente ajeno a ella. En tal sentido, lo raro y los raros formaban parte de una estrategia respecto a esa tradición; eran fuerzas de choque, catapultas contra las murallas desconchadas de la preceptiva". Según Gimferrer, casi cien años después de Darío, la ausencia de una verdadera tradición literaria provoca que ya no haya hoy más "murallas que asaltar", ni, por consiguiente, raros entre nosotros (contemporáneos nuestros) en el sentido de Darío. Los artículos de Gimferrer se centran en aquellos raros que son tales sobre todo por ser ignorados. Para apreciar la literatura de "los raros" hay que colaborar con sus procedimientos narrativos y estilísticos, a veces absolutamente nuevos y de ruptura; y, sobre todo, hay que adentrarse en una obra en la que la imaginación predomina y se transforma en el motor de los sucesos. Un raro transgrede las formas legitimadas, transgrede el canon literario y moral, haciendo también de su propia vida una obra artística. Como afirma Jorge Olivera (2013), ser un raro también implica una circunstancia de vida, de producción artística, y entender este proceso es recorrer algunos avatares de la literatura; se es un raro por la forma de escritura, por la escasa difusión de la obra, o por las circunstancias de la propia vida.
doi:10.37536/preh.2015.3.2.957 fatcat:xcxewtzpo5bolegsjawyuahx3a