Desarrollo sustentable y medio ambiente: Una nueva estrategia global

Jose Miguel Serrano
1997 Bosque (Valdivia)  
Hemos observado en el último tiempo, a través de diversas manifestaciones de carácter público, la clara y marcada evolución que ha experimentado en Chile el tema del medio ambiente. En décadas pasadas este fenómeno se miraba con cierto desprendimiento, poniendo una prudente distancia entre Chile y los países más desarrollados, donde el debate se daba con fuerza y pasión. Hoy, sin embargo, el asunto medioambiental está presente y sumamente activo en nuestro país. Esta preocupación por nuestro
more » ... ción por nuestro entorno natural ha llegado a Chile para quedarse. No va a desaparecer por el sólo hecho de criticar a los ecologistas más conspicuos que participan en el debate medioambiental. Se hace necesario, más bien, realizar un profundo análisis introspectivo relativo a la integración del tema medioambiental en todas aquellas disciplinas que tengan alguna incidencia sobre el desarrollo nacional. Es al estudio de esta materia, tan importante para el futuro de Chile y otros países con similares características al nuestro, que nos vamos a dedicar en el presente trabajo. PRECISIONES SOBRE EL DESARROLLO SUSTENTABLE Entre los juegos de palabras y las ideas fuerza que se han venido imponiendo últimamente, ocupa un lugar destacado lo que se ha denominado desarrollo sustentable. Es una expresión atractiva que invita a compartirla sin mayor análisis. Es similar a otras que también se repiten, como el desarrollo con equidad, la segunda etapa exportadora o los jaguares de Sudamérica. ¿Qué hay en un nombre?, preguntaba William Shakespeare unos cuatro siglos atrás. Y respondía diciendo que "una rosa, por cualquier otro nombre, igual conservará su dulce aroma". El insigne autor y dramaturgo inglés trataba de advertirnos, ya en aquella época, contra el mal uso intencionado que suele dárseles a ciertos términos y definiciones en boga en algún momento dado. La palabra sustentable, o sustentabilidad, es ambigua y se puede interpretar de variadas maneras. Una sería la característica de poder sostener en el tiempo el crecimiento económico. Otra más completa correspondería a una situación de desarrollo persistente en el tiempo, conservando un patrimonio estable o en aumento de riqueza material, capital humano y cultural, costumbres ancestrales y ciertos recursos naturales vitales, como el agua y el aire, algunos minerales o fuentes energéticas, ciertas especies animales o vegetales y por supuesto los bosques. Hay en torno al tema de la sustentabilidad una natural confusión y su uso debería ser precisado. Sin embargo, los menos interesados en hacerlo son los que más lo emplean, porque así como está sirve para toda clase de proposiciones en los campos político y cultural y en relación con el medio ambiente. Lo que más nos inquieta es, sin embargo, su creciente mención, sin mayor precisión y análisis, por intelectuales y dirigentes políticos. Como quiera que se defina la sustentabilidad, está claro que la gente vive mejor en un ambiente menos contaminado y esto se da con mayor fre-* Charla dictada en la Facultad de Ciencias Forestales, 3 de septiembre de 1997. 3
doi:10.4206/bosque.1997.v18n2-01 fatcat:dxfkubtv3rhmnezefd24lcojdi