Canon por copia privada sobre soportes digitales comentario a sentencia del Juzgado de primera instancia No. 22 de Barcelona

Nuria Cuadrado Gamarra
2011 Revista Chilena de Derecho Informático  
Con motivo de una polémica sentencia dictada en el caso de menor cuantía 5612001 del Juzgado de Primera Instancia número 22 de Barcelona, se ha abierto un intenso debate en Espafia sobre la conveniencia o no de aplicar el canon que establece el articulo 25 de nuestra Ley de Propiedad Intelectual-artículo 25 del Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, regularizando, aclarando y armonizando las disposiciones
more » ... s disposiciones legales vigentes sobre la materia-a determinados soportes digitales. El debate se centra, como en otras muchas ocasiones en este ámbito, en conciliar una norma pensada para entornos analógicos con el entorno digital, ya que, en este último, tanto los datos como los programas, música o imágenes no necesitan dispositivos diferenciados para almacenarse o reproducirse. Sin embargo, antes de centrarnos en esta cuestión, conviene que nos detengamos un momento a analizar qué entendemos por compensación por copia privada. La remuneración por copia privada es un canon que se aplicaba hasta ahora a las cintas de audio y de vídeo para compensar a los autores del perjuicio ocasionado por realizar copias para uso privado. Asimismo, copia privada sería toda aquélla que se realiza para uso privado y sin fines lucrativos. Este canon, previsto en la Ley de Propiedad Intelectual, no es para compensar por los dafios ocasionados por la , piratería, sino que es un canon que paga el usuario final por la copia para uso privado, copia en todo caso permitida por la ley. No debemos confundir este concepto con el de piratería, ya que ésta abarca toda actividad destinada a obtener un lucro a partir de una copia no autorizada, siendo, por tanto, un delito perseguido penalmente -articulas 270 y siguientes del Código Penal de 1995. Esta figura tuvo su origen en el afió 1965 en Alemania, como producto de los pronunciamientos jurisprudenciales de tribunales alemanes desde el afio 1954, los cuales consideraron que los medios reproductores utilizados para la fabricación de copias de obras protegidas, sin la autorización de los autores, justificaba que los fabricantes se vieran obligados a pagar una suma en compensación del desequilibrio creado. Solución que fue seguida por las legislaciones de Austria en 1980, Noruega en 1981, Hungría en 1982, Suecia, Finlandia e Islandia en 1984, Francia y 187
doi:10.5354/0717-9162.2005.10723 fatcat:55ikbkxaqbd4laentwngtcrtwm