Toxocarosis neurológica: descripción de un caso clínico

Nilda Radman, Mónica Guardis, Alejandro Schamun, Adriana Testi, Susana Archelli, Reinaldo Fonrouge, Graciela Santillán
2000 Revista chilena de neuro-psiquiatría  
Introducción E l hombre puede infectarse con larvas de distintos nematodos parásitos de animales domésticos, comportándose como un hospedador paraténico y padeciendo el síndrome de larva migrans. Beaver et al., en 1952, propusieron el nombre de Larva Migrans Visceral para la afección clínica producida por el segundo estado larvario de Toxocara canis, al estudiar el caso de una niña que desarrolló granulomas eosinófilos hepáticos (1). Desde entonces se han realizado numerosas descripciones de
more » ... descripciones de esta patología en el ser humano (2-15). La toxocarosis se presenta en forma asintomática o con ligeras manifestaciones, como: compromiso respiratorio, eosinofilia, fiebre, hepatomegalia, esplenomegalia, adenopatías, afectación del Sistema Nervioso Central, miocardio y piel, pudiendo ser grave e incluso mortal. Clínicamente se reconocen cuatro formas de presentación (3) : Larva Migrans Visceral (LMV) Larva Migrans Ocular (LMO) Toxocarosis encubierta Toxocarosis neurológica Los factores que determinan la aparición de una u otra forma clínica son: número de huevos larvados ingeridos, persistencia de la fuente de contagio en el ambiente, edad del huésped, capacidad y velocidad de desarrollar respuesta inmune por parte de éste (2-4).
doi:10.4067/s0717-92272000000300007 fatcat:m57uivprsfeuxjdwyvk7rd5hty