Pedro Rodríguez de Campomanes y el discurso sobre la educación popular

Antonio E. de Pedro Robles
2006 Cuadernos de Ilustración y Romanticismo  
RESUMEN: El presenle trabajo a!w[iza la obra: Discurso sobre la educación popular de los artesanos y su fomento (1775) , del ilustrado español Pedro Rodríguez de Campomanes. Nuestro 1lI1áUsis se realiza desde !In doble enfoque: el primero, reconoce la obra como ulla de las más sigllificativas de la Ilustración española respecto a los criterios educativos aplicados por el reformismo bOl'bólIico, para el fomento y la digl/idad social del estamento populw~ aUllado al hecho de que se concibe la
more » ... e se concibe la ensefiallza (le las clases populares como 1/11 factor de enriquecimiento económico y de progreso social; y el segundo el/foque, concibe este hecho COIIIO /II¡ proyeclO desarrollado desde /111 posicionamiento ideológico de continuidad reformadora y /lO de rllptlfra COI! el pasada y SltS ¡!'l/tlidones. Palabras clave: PedroRodrlguez de Call1pOmal/es, 1l1lstraGÍóll espal1ola, reformismo borbóllico, educaci6H popular. ABSTRACT; The present inveSligarioll a/lalyzes the work Discurso sobre la educación popular de los artesanos y su fomento (1775), w/"itten by Pedro Roddguez de CampomallEs, a tllinker ofthe Spa/lísh Elllightellmelll. DI//" allalysis veers towards two foel/ses: The first; it recogllizes lile work as olle of the most significalll oflhe time periad, in relmion with the educatiO/wl criteria applied by the BOl/rboll Reform for the promotioll cmd social digllity of the popular class; ill agreemeut wjlh Ihe idea, iJl which the educatioll of tlle poplllollS is a factor in jls ecol/omic aJld social progression; alld the secolld illcorporales the [alter as ti developed project fro/ll all ideologicalperspectiveofa cOlllÍllued reform al/d IlOt a disellgagemellt frol7l the past and its traditioll. Key words: Pedro Rodrfguez de Campol1lQl/es, Spallish Enliglrtenmellt, Bourboll reform, educalioll o/ (he popltlol/s. l. Este trabajo se propone analizar algunos aspectos sobresalientes del idearío educativo de Pedro Rodríguez, Conde de Campo manes, vertidos en una de sus principales obras, el Discurso sobre la educación popular de los artesanos y su fomento. En Cuadernos de 1I11slracióII y ROl/lllnticisl/lo.I Pedro Rodríguez, Conde de Campomuncs, nació en la población de Sunta Eulalia de Sorbía, provincia de Asturias, en el año de 1723, 'J murió en la ciudad de Madrid en 1803. Nació en el seno de una familia de hidalgos venida a menos. Al enviudar su madre, fue confiada su educación a un tío suyo canónigo de la ciudad de Ovicdo. Cursó estudios de filosofía y tenguas cliísicas en la colegiala de Santillanl1 del Mar. Demostrando gran precocidad: a la edad de diez años había tradacido algunos fragmentos de Ovidio. En esa misma población se inicio, años después, como profesor. Posteriormente, continuó estudios de leyes en Sevilla. Y a la edad de diecinueve años se eslabJeció en Madrid para trabajar como abogado. Con su obra Disertaciolles históricas del arde/! y caballerEa de los Templarios, publicada en 1747, entró COrno miembro de número de la Real Academia de la Historia, de la que años después, llegaría a ser su director. En 1755 obtuvo el puesto de Director General de Correos y Postas; y e1l1762, Carlos III lo nombró Ministro de Hacienda, cargo desde el que ejerció una notable influencia sobre los derroteros económicos del régimen. Contribuyendo a reformas de gran calado, como la regulación del libre comercin de España y su imperio colonial (1765), y determinadas medidas sobre los privilegios del clero. Lo que le granjeo UIW fuerte oposición de la Iglesia; en especial, de la más afianzada con los postulados romanos que veían con "horror» las medidas reguladoras del asturiano. Campomaneseslaba convencido de la necesidad deentregur a agricultores no propietarios las tierras sin cultivar de la Iglesia Y que el desarrollo del país pasaba por la modernización de la agricultura, logrando que el monarca fíjase subsidios 'J liberuse de impuestos para las tierras y regiones mas desfavorecidas. Aranda, en 1767 tras la expulsión de los jesuitas que ideológicamente se le adjudicó a Campomanes, junto con criollo peruano OIavide impulsaron el proyecto de colonización de Sierra Morena. Escribiendo lalllstrucción, pard las nuevas poblaciones, así como su Fllero. Desde 1783 fue ocupó el importante cargo, bien como inlelino, bien oficialmente (1786), de Presidente del Real Consejo de Castilla. y en 1789, abrió las sesiones de las Cortes españolas, en las cuales intentó que se restableciera la ley que permitía reinar a las mujeres. Objetivo que no logró llevar a eMbo, pues el monarca no publicó la correspondienle pragmática. Tras la subida ¡¡llrono de Carlos IV, Campomanes fue perdiendo influencia en los asuntos de Estado. Sobre todo por el favoritismo del soberano por el Conde de Floridablanca, su enemigo político, que lo destituyó, de lodos sus cargos, en 1791, alejando imposibilidad física del asturíano dado su avanzada ceguera. En los últimos afios de :su vida, tan sólo pudo conservar el puesto de Omsejero de Estado. Los sucesos de la revolución francesa lo desterraron definitivumente de los centros de poder, al ser acusado de afrancesudo.
doi:10.25267/cuad_ilus_romant.2006.i14.11 fatcat:ixuziyvwpnbmvoft33ojysp3wu