La trampa detrás de Dublín

Marco Funk
unpublished
Lo que ocurre en la frontera entre Italia y Austria forma parte de las cuestionables prácticas que emplean los Estados miembro de la UE y que hacen que tanto el Acuerdo de Schengen como el Reglamento Dublín parezcan irrelevantes. El paso del Brennero en la frontera entre Italia y Austria es el límite más septentrional al que los migrantes que cruzan el mar Mediterráneo hasta Italia tienen permitido llegar, de acuerdo con el Reglamento Dublín. También es una frontera interna del espacio
more » ... el espacio Schengen, que en teoría permite el libre tránsito de personas sin controles fronterizos con independencia de su nacionalidad. En la práctica, los migrantes que intentan cruzarla se enfrentan a las consecuencias del conflicto en los intereses nacionales y a la deshonesta implementación de las leyes europeas. Miles de refugiados han intentado llegar al norte de Europa a través del Brennero en los últimos años y las autoridades austriacas y alemanas se han dado cuenta. La policía austriaca aumentó la frecuencia de las inspecciones de trenes internacionales (que van desde Verona, Italia, hasta Munich, Alemania) en el Brennero durante 2014 para comprobar la documentación de los pasajeros e indentificar capacidad de resolución de estas personas, tampoco son lugares adecuados para vivir. Europa debe cambiar esta perspectiva. Si se necesitan campamentos para acoger a los migrantes de forma temporal, no deberían estar en lugares alejados sino formar parte del entorno cívico. Y lo más importante: estas personas vulnerables necesitan poder avanzar sin quedarse atrapadas en espacios temporales de coacción; en Europa, pero sin poder pasar del umbral. Irit Katz
fatcat:hw57atvhibg4jacsxblmd73u2m