Información

Sara Brooks
1940 Revista iberoamericana  
Hace poco tiempo que nos vino la dolorosa noticia del fallecimiento de nuestro colaborador y socio protector del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana, el doctor Antonio S. Pedreira, Director del Departamento de Estudios Hispánicos de la Universidad de Puerto Rico y, sin duda, la más alta figura intelectual de aquel país en el último cuarto de siglo. La muerte del doctor Pedreira, acaecida el día 22 de octubre pasado, a las ocho de la mañiana, víctima de una bronconeumonía,
more » ... onconeumonía, representa una grave pérdida para la alta cultura de América. Con su prematura desaparición pierde nuestro Instituto a uno de sus más fervientes sostenedores y la REVISTA IBEROAMERICANA a uno de sus colaboradores más ilustres. Desde su isla infortunada, Antonio S. Pedreira realizaba una labor de noble significación cultural. Admirábanse en él tres capacidades que rara vez van de la mano en el mismo individuo: Pedreira era un pensador y un ensayista notable; era un artista de la prosa, y era un erudito. Su magisterio revistió múltiples formas, y lo mismo en la cátedra que en el libro, en el. periódico como en la tribuna, fué una constante incitación al esfuerzo creador, a la disciplina intelectual y a la conquista de la propia dignidad. Desde la muerte de Eugenio María de Hostos, Puerto Rico no había escuchado una voz más reposada, ni acento más fervoroso. A pesar de su juventud -Pedreira murió a los cuarenta afños justosera ya un maestro reconocido y acatado. Sin estridentismos ni apasionamientos, su labor está toda penetrada de un gran sentido de la responsabilidad. En cada uno de sus libros se percibe el doloroso y noble esfuerzo por elevar el nivel cultural y moral de su patria y prepararla para destinos más gloriosos... La labor de Antonio S. Pedreira es poco conocida en nuestra América, pero algunos de sus libros -Hostos e Insularismo, por ejemplo-son hitos fundamentales en el campo de la cultura iberoamericana. El aislamiento geográfico y la condición política de su patria han contribuido principalmente a la escasa difusión de sus libros en nuestras tierras. Por eso damos aqui ahora, y por lo menos, la lista de los que son principales: De los nombres de Puerto Rico, 1928. Aristas, 1930. Hostos, ciudadano de América, 1932. Bibliografía puertorriqueña, 1932. Instlarisino, 1934. Actualidad del jíbaro, 1935. El asao terrible del 87, ¡937. 19 289 REVISTA IBEROAMERICANA Además de estas obras, un gran número de ensayos suyos han sido publicados en periódicos y revistas, aunque no se han recogido en libro alguno. Tal es la labor, ponderada, rica y de recia envergadura, que nos deja este joven maestro que nos ha arrebatado la muerte en el preciso momento en que su mente privilegiada empezaba a dar su más valiosa cosecha. J. P. W. Crawfford La muerte del doctor J. P. W. Crawford, de la Universidad de Pennsylvania, en los Estados Unidos, ocurrida hace unos meses, priva al hispanismo en dicho pais de uno de sus más ilustres representantes. El doctor Crawford era una autoridad internacionalmente reconocida en el campo de la literatura dramática dcl Siglo dc Oro español, lo mismo que en la del periodo preclásico. Continuador de los trabajos de investigación realizados en el mismo campo por su maestro y colega en la Universidad de Pennsylvania, el profesor Hugo Alberto Rennert, el doctor Crawford publicó durante su vida una larga serie de monografias sobre diversos temas relacionados con el teatro espaiol, que son aportes valiosisimos y definitivos a la erudición y a la critica histórica de este capital aspecto de la literatura hispana. Por Socios y suscriptores protectores Lista de los individuos e instituciones que hasta el 29 de febrero de 1940 habían indicado su intención de ser socios o subscriptores protectores. Los nombres aparecen por el orden cronológico de su ingreso.
doi:10.5195/reviberoamer.1940.932 fatcat:zy3xdhqdsnb5nj4yadkr3zzjny