La salida de los otros. El regreso de McArthur

Ronald Hernández Campos
2016 Revista de Lenguas Modernas  
El resto, latas vacías de una cerveza que despreciaron por tibia (Luis Chaves) M uchas personas, los otros, han dejado de encajar en mi vida, en mi San José «de latas vacías», por las razones que sea, pensaba Roy, al intentar leer un papel viejo, bastante desgastado, que aún sobrevivía en la fachada del Edificio La Libertad, mientras esperaba uno de los rápidos de 'Heredia por Tibás'. Después de la media noche, los sábados, salen de ahí. Un viernes, sin la razón necesaria, Greivin Jiménez lo
more » ... eivin Jiménez lo invitó a salir. Se vieron, ya se habían visto en otra ocasión, también sin las razones necesarias; ya se habían dado algunos de los besillos reglamentarios en El 13 y solo faltaba coronar, o al menos eso había asumido Roy, desde luego. Polos iguales se repelen porque a uno simplemente no le da la gana ponerle las tapas al otro, es simple, se le ocurrió, ya después. En la entrada del agonizante Paseo de los Estudiantes (ahora "barrio chino") había campo para ambos. Se encontraron, se abrazaron, fueron al bar donde había ocurrido el acto protocolario: pelado; jalaron y en una
doi:10.15517/rlm.v0i24.24698 doaj:0d13df601dc643bd87fcd1c01999a3b1 fatcat:or6hlceojfgilojmauzf4qqeoi