La elección de Alí al califato

Manuel Ruiz Figueroa
2004 Estudios de Asia y África  
El shiísmo ha cobrado gran relevancia en el mundo islámico y fuera de él gracias a dos grandes triunfos políticos relativamente recientes. En primer lugar el triunfo de la revolución islámica en Irán, y después el éxito del movimiento Hizbullah en Líbano. El primero es la conquista del poder de un movimiento calificado de integrista o fundamentalista, y el segundo es el triunfo de un movimiento islamista que logra la liberación del Líbano de las fuerzas de ocupación israelíes. Contrariamente a
more » ... . Contrariamente a lo que solía suceder en el pasado, donde los fracasos políticos seguían unos a otros al shiísmo, aunque con importantes excepciones, pareciera que ahora la victoria favorece a la shía. El shiísmo es la minoría en el islam y su concepción del gobierno islámico es radicalmente opuesta a la del sunnismo. Mientras que en éste cualquier miembro de la tribu de los Quraysh puede llegar a ocupar el más alto cargo político, como jefe supremo de la comunidad, el shiísmo postula que este cargo es un derecho divino reservado exclusivamente a los descendientes del profeta, a "los de la casa" del profeta (Abl al-Bayt). Y la razón que aduce es tan sorprendente como convincente. El imam, como se le llama al jefe supremo de la comunidad, es en cierta forma una continuación del carisma del profeta. El profeta trae una revelación, pero el único que conoce el verdadero sentido de ella y su correcta interpretación, es el imam. Para esto, se le adjudica el carisma de la infalibilidad, igual que al profeta. El imam no es solamente el jefe político sino también religioso de la comunidad, une en silos dos poderes, como lo hizo el profeta. Este artículo fue recibido por la dirección de la revista el 19 de junio de 2002 y aceptado para su publicación el 17 de julio de 2002. [11] 1 "Events make it clear that no belief in a divine right of the Ahl al-Bayt to succeed the prophet existed", Walter A. Potton, Art. Shia, en Enciclopedia of Religion! andEthics (ERE), vol. XI, p. 453b. 2 "Ali was not Willing to State anything on his legitimate rights, even when the way was once more open to him. The rebels and his friends almost compelled him to accept", Ibid. 3 Al-Mukhtar fue sin duda un personaje muy especial, que combinaba sus dotes adivinatorias con las militares y la manipulación política. Patrocinó el levantamiento en armas de otro hijo de AK, Muhammad Ibn al Hanafiya, quien no era hijo de Fátima la hija del Profeta. Aunque tuvo varios éxitos militares y varias de sus predicciones se realizaron, al final fue derrotado, pero sin que ahí terminara el movimiento. Supuestamente uno de sus descendientes transfirió sus derechos a los abasíes, quienes reinaron del 750 al 1257 en Bagdad. Para mayor información puede verse J. Wellhausen, "Die religiös-politischen Oppositionsparteien im alten Islam", en Abhandlungen der Gesellschaft der Wissenschsften in Göttingen, N. S. vol. 2, Gotinga 1901, "Die Schia", pp. 55-99.
doaj:c62a066ce74d44ac91cf04261cc0e657 fatcat:ruvkqdemrjdcfasmpu2ggu7ire