La literatura chilena en los Estados Unidos

Julio Durán Cerda
1964 Revista iberoamericana  
RESENAS -. As PRIMERAS LETRAS DE LEOPOLDO LUGONES. Reproduccin facsimilar de sus primeros trabajos literarios escritos entre sus dieciocho y veinticinco anos. Guia Preliminar y Notas de Leopoldo Lugones, hijo. Edicion conmemorativa. XXV aniversario de su muerte. Este libro es una reproducci6n facsimilar de los primeros trabajos literarios, escritos por Lugones, como queda dicho en la cubierta, entre los dieciocho y veinticinco afios de edad. Empiezan en el afio 1893 y terminan con el aio 1903;
more » ... como Lugones naci6 en 1874 estos iltimos fueron impresos cuando el autor tenia veintinueve afios. El libro, encuadernado en rustica, consta de 177 paginas, en la mayoria de las cuales aparecen tres columnas de articulos que salieron a la luz en varios peri6dicos. Los primeros son del propio peri6dico de Lugones, el Pensamiento Libre, de C6rdoba. Desgraciadamente no se publicaron mas de nueve numeros de este primer ensayo periodistico de Leopoldo Lugones, segun explica su hijo en una nota (178). Los demas escritos se publi-Acaron en Buenos Aires en los peri6dicos El Tiempo y La Tribuna y en las revistas semanales Buenos Aires e Iris. La gran variedad de temas que se encuentran en el libro, la lucidez y autoridad con que el autor escribe sobre asuntos tan diversos como el arte, la historia, la ciencia, la politica y la sociedad, anticipan al Lugones maduro de Las montaias del oro o del Lunario sentimental. En las resefias incluye critica literaria de libros recien publicados, entre ellos novelas, poesias y obras cientificas. Lugones tambien da a conocer sus propias poesias, algunas de las cuales fueron incluidas despues en Las montanas del oro, ["Metempsicosis"] (31), Los crepusculos del jardin. ["El solter6n"] (144), y Lunario sentimental, ["Taburete para mascaras"] (58), por ejemplo. Ademas public6 varios cuentos. No s61o toca Lugones muchos temas en estas sus primeras letras, sino que tambien recorre toda la gama de estilos, y todo muy bien escrito. El lector tiene la ventaja de poder leer, de vez en cuando, algunas correcciones marginales en la letra de Lugones mismo, muestra clara de c6mo este autor pulia sus escritos. Dentro de tanta variedad, varios temas aparecen con mucha frecuencia. Al principio Lugones escribe de una manera muy parecida a la de Las montanas del oro, lo cual se explica tomando en cuenta que estos articulos son de la misma epoca de sus primeras poesias. Luego se ahonda y se amplifica, hasta in-REVISTA IBEROAMERICANA cluir sus pensamientos y creencias sobre el arte, la politica, la sociedad y el pueblo. El entusiasmo y el optimismo que se encuentran en las primeras piginas no disminuyen a lo largo del libro. En sus primeros trabajos Lugones explica muy claramente lo que considera la funci6n del arte. Es una filosofia que penetra por todas estas primeras letras. En un discurso titulado "El arte libre", pronunciado ante el Ateneo, dice: "Somos poetas, sefiores, y en nuestras almas, como en las estrellas fijas, siempre es de dia... Nuestra misi6n es de lucha, de lucha dolorosa y probablemente harto larga" (67). En otro articulo asienta: "Quien acepta el arte, por la gloria, es un elegido" (33). Tambien dice: "...esa soberbia desposada-la Libertad-que es el iltimo amor de los fuertes y de los elegidos" (34). Estas afirmaciones explican lo que podria ser el lema de Lugones -el poeta es el elegido que lleva la libertad a los demis. Hablando de la libertad en el arte, explica c6mo se realiza, que es dejando de imitar los modelos europeos y creando un arte nuevo. Sin embargo, Lugones no quiere ensefiar un camino. Hasta en este sentido desea la libertad. En el discurso del Ateneo, antes citado, afirma: "Lejos, muy lejos de mi intenci6n de alzar bandera por tal o cual tendencia. Mi bandera es exclusivamente mia, y su trapo mide la longitud de mi sombra... Pero en todo caso, el inico portaestandarte ser yo, y mi columna vertebral ser el asta de mi bandera" (67). No es el prop6sito de Lugones crear un sequito de imitadores, ni tampoco quiere seguir un camino ya indicado por otros. Para que el poeta cree arte, es necesaria la libertad. Para que el arte sea arte, es preciso llevar esa libertad a los demis, al pueblo, a los oprimidos. "Pues la redenci6n de los oprimidos ha de contar ante todo con el Arte... El Arte no puede tener sino dos clientelas: la de los artistas y la del Pueblo" (70). En el concepto lugoniano, el poeta va a salvar a los oprimidos. La funci6n del arte y del artista es libertar al pueblo de sus opresores, que son los burgueses y los mediocres. Adem.s de exponer su teoria poetica, Lugones discurre tambien sobre et estado de la literatura americana. Al leer sus resefias, se ve que es un critico, agudo, pero siempre cort6s y benevolo. Aunque no le guste un libro, Lugones siempre encuentra algo bueno. A pesar de que los escritores americanos hamn seguido los pasos a los espafioles, el joven Leopoldo tiene plena confianza en el mrito y la originalidad de sus contemporneos, como Ricardo Jaimes Freyre,. Ruben Dario, Agustin Alvarez y Carlos Reyles. Crefa Lugones que con esta nueva generaci6n la literatura americana iba por fin a alcanzar prestigio y. valor verdaderos. Leopoldo Lugones, por ser gran artista, naturalmente iba a dedicar la mayoria de sus articulos al arte. Sin embargo, era hombre universal, con una erudici6n enciclop6dica. Sus conocimientos le llevaron a escribir sobre muchos temas ademgs del arte. Por ejemplo, sale en defensa de la mujer; explica en gran detalle su programa para la educaci6n del joven: "Ensefibmosle lo que est mis cercano .... siendole itil: pan... vestidos... calefacci6n.. . el uso del term6metro..." (145).. En cuanto a la politica, se ve en Leopoldo Lugones una evoluci6n interesante. Empieza siendo liberal (17). Luego es socialista. Explica, en su propia defensa, que ha prestado muchos servicics al Partido Socialista y que ha escrito, muchos articulos en defensa del Partido (49). Mss tarde se vuelve en contra 326 RESENAS de todo sistema politico: "Os aseguro que detesto la Republica" (46). "S61o siento que el Sr. Gamboa alabe por ahi esa ridicula mujer llamada Republica... ese contrahecho francmas6n, que se ha atrevido poner sobre sus hombros el manto augusto de la Libertad, para profanarlo" (55). "Mejico, si, es una repblica, siendo en verdad lo nico feo que tiene... ridiculo e imbecil como todos los parlamentos" (58). "La democracia es interesada del dinero. De ahi que el arte puro... no tenga cabida en ella" (151). Recordando el discurso que pronunci6 Lugones ante el Ateneo, cuando dijo que en el arte no queria establecer una escuela, se ve que tiene la misma filosofia en cuanto a la politica. No acepta f6rmulas para el arte. A la vez rechaza toda f6rmula para gobernar. Las 61timas piginas del libro incluyen varios cuentos. La variadisima tonalidad lugoniana, que ha tocado muchos temas entre poesia y prosa, se encuentra tambien en estos cuentos. Como con algunas de las poesias, que despues salieron publicadas en obras posteriores, varios cuentos aparecerin tambien en el Lunario sentimental, como "Abuela Julieta" (100), o "Acherontia Atropos" (94), que mis tarde se llamar "Viola Acherontia" en Las fuerzas extranas. Lugones hijo menciona en sus notas la inclusi6n de los cuentos que aparecieron despues en otras publicaciones. Asimismo el lector reconocera ficilmente muchos de los cuentos. Algunos hay que muestran bastante influencia de Poe, tocando lo misterioso. Uno, sobre todo, "La novia imposible" (83), es de tema becqueriano. Hay tambien cuentos encantadores, para nifios. Lugones puede escribir un cuento que trata de lo feo y otro que presenta un aspecto bello y lleno del gozo de vivir. Esta edici6n de las primeras letras de Leopoldo Lugones tiene dos defectos que no son insuperables, pero que presentan cierta inconveniencia para el lector. En primer lugar, hay que leer el libro con lente de aumento. En segundo lugar, las notas no Ilevan referencia a ninguna p~gina. El lector tiene que leer primero la nota y luego seguir leyendo el libro, anticipando el articulo a que se refiere la nota. Sin embargo, la edici6n tiene valor, y no s6lo para un lugonista. Siempre vale la pena recoger los primeros escritos de un autor famoso; en este caso mis aun, porque el lector advierte los germenes de lo diverso y de lo erudito que era Leopoldo Lugones.
doi:10.5195/reviberoamer.1964.2146 fatcat:b5orggexrzbtbjdgjehb746wy4