Aportación al estudio de las cárceles inquisitoriales murcianas. «La casa de recogidas» en el siglo XVIII

Juan Blazquez, Miguel Archivero, Toledo
unpublished
El siglo XVIII es de plena proliferación de las supersticiones, en contra de lo que pudiera pensarse de una época «ilustrada». Los sacerdotes, desde los pulpitos, no cesan de predicar contra los curanderos (a los que ellos, en pri-vado, no eran renuentes en acudir), y sobre todo contra los buscadores de tesoros encantados, que en Murcia durante este siglo debieron ser una plaga, y contra las hechiceras, que no les fueron a la zaga en cuanto a número y calidad. Así, por ejemplo, el Ayuntamiento
more » ... o, el Ayuntamiento de Fortuna acuerda en 1748 expulsar de su término a todas las hechiceras existentes ', prueba palpable de su existencia. En Yecla, localidad en la que hasta entonces no se había dado ningún caso de hechicería, aparecen nada menos que cinco, las cuales tienen aterrorizado al vecindario e, incluso, a los pueblos circundantes, hasta el extremo-según informa el Comisario del Santo Oficio local-de que nadie se atreve a ir allí y se conoce a Yecla como «lugar o tierra de brujas» ^. Vemos, pues, que contra lo que se ha venido creyendo, durante el siglo XVIII los procesos inquisitoriales contra hechiceras fueron una constante, al 1 GARCIA ABELLAN, J.: La otra Murcia del siglo XVIII. «Murgetana», XLII, 1975, págs. 5-77. Este trabajo apona una sugestiva y erudita síntesis de la mentalidad supersticiosa de la sociedad murciana de estos momentos. 2 BLAZQUEZ MIGUEL, J.: Inquisición y brujería en la Yecla del siglo XVIII. Yecla, 1984, pág. 106.
fatcat:uyejcv3jczekxooajahk4p2jp4