El Islam de Borges

Emilio G. Ferrín
1992 Philología Hispalensis  
Therc are eight comerstoncs fastcning thc oriental pages in the writings of Borges: Thc loncliness of God, The Koran. The world of Tho usand Nights anda Night, The emp ire of Alexandcr, Thc poetry of Ornar Khayyam. Sindbad the Sailor (the other Ulysses), The Moslem Spain. and sorne other persian tales. Borges compiles. classifies, assimilatcs and, at tht: vi:ry c nd. cn:atcs a nt:w world combining diffcrent times and geographies. combination that uses to become a singular mixture. 'J should
more » ... studied thc oriental Iitcraturcs much hardcr', statcs the argentinian in such a modest way that makcs thc scholar fcel some shamc. How can wc cxplai n his historical preciscncss whilc ha writcs? 'Jt's just -he says-that J fclt thc strokc. the impact of bcauty'. «Cuentan los hombres dignos de fe (pero Alá sabe mús) que en los primeros días hubo un rey de las islas de Babilonia que congregó a su s arquitectos y magos y les mandó construir un laberinto tan perplejo y sutil que los varones más prudentes no se aventuraban a entrar, y los que entraban se perdían. Esa obra era un escándalo, porque la confusión y la m aravilla son operaciones propias de Dios y no de los hombres>>. Este fragmento no da pie a uno de los innumerables relatos incluidos en las Mil y una noches, ni for ma parte de las fábulas que el fil ósofo Paydeba nos narra en la versión árahe de l Califa y D inma. No es más -ni menos-que el principio de un relato de Jorge Luis Borges («Los dos reyes y los dos l aberintos>>, ELAleph) ; pero su estructura, sus referencias a Dios y su temática podrían hacerlo pasar por cualquiera de las joyas de la literatura persa-islámica. Y es que Borges es cap az no ya de tratar un tema clásico de cualquier literatura, sino de calcar su espíritu, su estilo; procedimiento que, en el caso de sus relatos «orientales», le acerca a la técnica del romántico Washington Irving.
doi:10.12795/ph.1992.v07.i01.10 fatcat:w3yufjbyxzcyrg7rbtdrcp5ine