Mar enterrado, mar compartido, mar separado. Distintas formas de ser marinero en las Baleares

Alejandro Miquel Novajra
1999 Revista de Dialectología y Tradiciones Populares  
INTRODUCCIÓN La presencia de grandes espacios costeros, con una distribución entre escarpes, bahías y playas relativamente favorable a estos dos últimos accidentes, junto a un mar cerrado, comparativamente tranquilo y plurisecularmente surcado por miles de naves de múltiples culturas, imperios, civilizaciones, formaciones sociales diferentes, constituye la base ideal para el asentamiento de comunidades marineras. Su crecimiento y el incremento de su influencia valorativa y categorial en el
more » ... o del entorno debería ser casi exponencial. Si, además, unimos a todo lo anterior el hecho isleño y, más aún, en una situación geográfica históricamente central en el seno del Mediterráneo Occidental, no sería difícil aventurar que las Islas Baleares son esencialmente un universo marítimo. Sin embargo la realidad cultural y social actual dista mucho de poder ser definida de esa manera. Ciertamente, tal y como afirma, entre otras posiciones, el materialismo cultural, la geografía y la ecología determinan en gran medida las formaciones culturales; pero no es menos constatable que los procesos históricos, las contradicciones inherentes a las formas en que tales culturas se asientan, varían y permanecen, intervienen con intensidad superior en las respuestas y las construcciones de las formaciones sociales. Mallorca, Menorca, Eivissa y Tormentera son un claro ejemplo de la extraña paradoja resultante: el mar marginado. De ahí que el presente trabajo, que muchos esperarían húmedo, goteante, resquebrajado por el alto contenido salino de las aguas mediterráneas, deba arrastrase necesariamente serpenteando entre almendros, olivos, algarrobos, campos de cereal y, fundamentalmente, masas de cemento turístico para arribar a la mar. De la vieja Llotja de Ciutat de Mallorca apenas si queda una desgastada y mal restaurada bóveda, aparentemente de mares \ que alberga exposiciones periódicas que en poco o en Piedra margosa abundante en las construcciones isleñas.
doi:10.3989/rdtp.1999.v54.i2.422 fatcat:4kad2vglmnc7zftgg2xcyj4lzi