José IgnacIo cabruJas: el teatro del dIsImulo 1

Leonardo Azparren Giménez
2016 unpublished
Gracias por invitarme a compartir con ustedes, desde esta lección inaugural , algunas reflexiones sobre la persona y la obra de uno de nuestros más importantes dramaturgos, a veinte años de su muerte y en tiempos tormento-sos para todos, que seguramente a José Ignacio Cabrujas le habrían producido salivación y entusiasmo. No por gozo ni complacencia, pero sí por constatar lo atinado de algunas sentencias del discurso con el que cautivó e irritó a tirios y troyanos y que hizo de él una voz
more » ... de él una voz indispensable y necesaria aun hoy. Para dar algún sentido a mi exposición me he tomado la libertad de copiar, plagiar o parodiar el título de la entrevista o conversación que sostuvo en 1987, a sus cincuenta años, en la Comisión para la Reforma del Estado (COPRE) 2 y titulada "El Estado del disimulo". En esa ocasión, en compañía de Luis García Mora y Ramón Hernández, Cabrujas opinó sobre las características del Estado venezolano en tanto encarnación jurídica de la sociedad venezolana. Lo que dijo en esa ocasión no fue el diagnóstico de un científico social, algo que debemos enfatizar y tener presente al leerlo y comentarlo, sino la respuesta existencial de un dramaturgo y un creador, por lo demás exitoso y polémico. En sentido estricto, en esa ocasión habló de una sociedad que simula ser para disimular lo que es. Para entonces, habíamos tenido las experiencias de la Gran Venezuela y el viernes negro. José Ignacio Cabrujas es, no tengo la menor duda, la expresión más bri-llante y conspicua de la generación de 1958, aquella que ingresó a la vida públi-ca con la democracia. Pero el serlo, con ser una distinción y un privilegio, fue una responsabilidad y una carga, más aún cuando estamos refiriéndonos a un dramaturgo con una obra teatral lacerante y comprometida por su sinceridad. Siempre se consideró un ser histórico y cuando habló de sus circunstancias personales, dijo:
fatcat:gmt2vjqlkjhtjhiyrp7tm5enly