El Simbolismo Lenguaje universal

J Cooper, Ilustraciones De, G Archer
unpublished
El hilo de la vida. El hogar. El umbral. El pan y la sal. El huevo. Capítulo 3 El círculo El tiempo. La urdimbre y la trama. La totalidad. Capítulo 4 La cruz y el cuadrado La swástica. Otras formas. Capítulo 5 El árbol Los árboles del Paraíso. Los árboles sagrados. Capítulo 6 Serpientes, dragones y monstruos Combinaciones zoomórficas. Capítulo 7 Otros animales El perro. El gato y el caballo. El toro y la vaca. El cerdo y el jabalí o cerdo salvaje. Ovejas, corderos y cabras. El asno. Liebres y
more » ... l asno. Liebres y conejos. La zorra, la rana y la rata. Capítulo 8 Aves e insectos Gallinas, patos, gansos y pavos. La paloma. La cigüeña y la grulla. El buitre y la lechuza. El cisne y el reyezuelo. La abeja. Otros insectos. Capítulo 9 Los peces El delfín y la ballena. La caracola. Capítulo 10 Flores y frutos La gavilla de cereal. La violeta y la rosa. El lirio y el loto. La primavera y el clavelón. El paraíso y el jardinero. Capítulo 11 La creación y la iniciación El bautismo. El simbolismo del matrimonio. Ritos funerarios. Capítulo 12 Las festividades Las Saturnales. La Natividad o Pascua de Navidad. Año Nuevo y Pascua de Resurrección. Las fiestas de primavera. Las fiestas de otoño. Capítulo 13 Juegos y representaciones teatrales Las danzas. Los juegos. El ajedrez. Capítulo 14 Los números El Uno y la Díada. Tres. Cuatro, cinco y seis. Siete y ocho. Nueve y diez. Otros números. Capítulo 15 El cuerpo y la indumentaria La cabeza y el corazón. La mano. El pie. El ojo. El cabello y la boca. La matriz. El simbolismo del sexo. El simbolismo de la indumentaria y los adornos. CAPITULO 1 LOS SIMBOLOS Y EL ARQUETIPO Pocas personas comprenden hasta qué punto su vida diaria se ve influida y controlada por los símbolos, en su mayoría de antiguo linaje, que han llegado hasta ellas no solo a lo largo de los siglos, sino a través de muchas razas, culturas y religiones diferentes. Para la persona común de nuestros días, un símbolo es una cosa vacía, apenas un signo que no trasmite otro significado que el sugerido por su apariencia exterior. El triángulo es generalmente aceptado, por ejemplo, como un signo que indica peligro, mientras que todo el simbolismo de la figura del triángulo, que data de épocas muy antiguas y es de carácter religioso, tiene implicaciones casi infinitas. Los signos atañen a la vida cotidiana; los símbolos encierran un significado arquetípico interior que conduce a realidades de orden superior. Vivimos en un mundo de símbolos, la mayoría de los cuales no son comprendidos por ignorancia, o son considerados como algo tan natural que pasamos por alto su verdadera significación. Muchos de nosotros somos incapaces de reconocerlos cuando los encontramos. El simbolismo es un tesoro que viene del pasado y encierra un significado para el presente; no fue algo inventado por los hombres; surgió naturalmente de la necesidad de expresión en un medio que trasciende las limitaciones de las palabras y que expresa, sin embargo, un lenguaje que puede ser comprendido por todos; por consiguiente, desde el momento de nacer hasta el momento de morir empleamos símbolos que eran comunes en otros tiempos y en lejanas tierras. La joven de nuestra época que el día de la boda luce el blanco vestido de novia, el velo, la corona y el anillo no hace sino adoptar los mismos símbolos de virginidad, fecundidad y unión que utilizaron las novias que vivieron, se casaron y murieron hace miles de años. La mayoría de los símbolos se basan en conceptos religiosos y en un sistema de vida rural. A pesar de ello, los habitantes de las ciudades, los industriales y los escépticos, o los que simplemente no se interesan por el problema, se ven atrapados por ellos en la vida de todos los días. Es posible que no comprendan esos símbolos, o que tengan una vaga noción de lo que significan, pero al mismo tiempo es evidente que sienten nostalgia de ellos como de la forma de vida que el hombre moderno está destruyendo sistemáticamente. La necesidad de comprender los símbolos es grande, y nunca como ahora, cuando tantos valores se están desmoronando sin que haya nada que los remplace. La vida está llena de todo menos de significado, y a medida que aumenta la prosperidad material, disminuye la serenidad, la paz interior y la felicidad, que son reemplazadas por el miedo, la violencia, la incertidumbre y el derrumbe de los valores. El hombre necesita encontrar su identidad, dar respuesta a la pregunta "¿Quién soy?", descubrir el significado del individuo en el universo y trascender lo material para llegar a lo espiritual. La comprensión de nuestros símbolos nos ayuda a comprender nuestro ser y muchas de nuestras acciones y reacciones instintivas, profundamente arraigadas; en qué se basan nuestras creencias, supersticiones y miedos; y por qué algunas creencias y acciones son tan persistentes y universales. Las supersticiones solo son creencias y símbolos anticuados, o bien premisas válidas en otro tiempo que han quedado vacías de contenido y cuyo verdadero significado se ha perdido, aunque conserven la forma. Son fantasmas de hechos y creencias del pasado y, como fantasmas, permanecen activos mucho tiempo después de que la vida real haya partido, rondando los escenarios donde ejercían su antiguo poder. Cuando niños nos cuentan que Santa Claus baja por la chimenea con los regalos de Navidad y que todos nuestros pedidos ascienden por la chimenea o son trasportados por las llamas. ¿Por qué? ¿Por qué no puede entrar sencillamente por la puerta? ¿Y qué es la chimenea sino el medio más cómodo para librarse del humo? Pero tradicional y simbólicamente, la chimenea era el camino hacia el cielo, y el agujero del techo representaba la Puerta del Cielo, la Puerta del Sol, a través de la cual el espíritu del hombre podía trasladarse de un mundo a otro, y por la cual el espíritu de los cielos descendía a la tierra. Santa Claus bajando por la chimenea simboliza, entonces, los regalos que vienen directamente del cielo, en vez de llegar por la puerta terrenal. Los símbolos son un lenguaje internacional: la cruz, la swástica, el círculo, el árbol, y la serpiente, p. ej., aparecen en toda cultura desarrollada, así como en muchas de las sociedades más primitivas, desde las remotas civilizaciones de los arios, sumerios, chinos y egipcios hasta los tiempos modernos. Pero el símbolo no es una cosa estática, fijada una vez para siempre y para todos. Puede crecer y expandirse, incluir otros significados y volverse ambivalente, es decir, tener un significado en una cultura y una época, y una connotación diferente en otra. Así, la serpiente, símbolo universal de la sabiduría, puede representar en Occidente el mal y el demonio, mientras que en Oriente, donde aparece como el dragón, representa el poder espiritual supremo. Su cambio de piel simboliza universalmente la renovación y el renacimiento, mientras que, por otra parte, la serpiente puede tipificar el veneno y la muerte. Los símbolos, como dice Mircea Eliade, contribuyen a identificar al hombre con los ritmos de la naturaleza, integrándolo en una unidad más grande, la sociedad y el universo. Esta es la razón por la cual los símbolos pueden tener tantos niveles de significación; se ajustan a la infinita variedad de la naturaleza y al lugar del hombre en el cosmos. Aunque el simbolismo tenga por principal función revelar un significado interior, puede actuar, como todas las religiones, tanto en el nivel exotérico como en el esotérico; puede servir tanto para ocultar corno para revelar, y en este sentido ha desempeñado siempre un papel importante en las sociedades secretas y en los aspectos ocultos de las ceremonias iniciáticas. El uso de símbolos era esencial para conducir al iniciado desde las limitadas regiones de la mente racional y el mundo de los sentidos hasta aquellas que las trascienden, esto es, hasta el mundo ilimitado, infinito y "sobrenatural". E1 propio lenguaje tiene un origen simbólico: esto explica por qué la poesía precedió a la prosa para expresar sentimientos y emociones. La poesía, principalmente, se interesa por el lugar que ocupa el hombre en el universo, por las reacciones que experimenta ante éste, y por la sensación de asombro y admiración que le inspira; es la "sensación de algo profundamente entremezclado" de que nos habla Wordsworth, o la intuición de Browning sobre la función del hombre como mediador: Man, once descried, imprints forever His presence on all lifeless things: the winds Are henceforth voices, wailing or a shout, A querulous mutter or a quick gay laugh, Never a senseless gust now man is born. . . And this to fill us with regard for man. With apprehension of pis passing worth, Desire to work his proper nature out, And ascertain his rank and final place 1 . A pesar de que se suele colocar a los símbolos y los arquetipos en el mismo plano, en realidad no son idénticos. El arquetipo (de "arque", que significa origen, causa o principio, fuente primordial, y "tipo" que quiere decir copia, modelo, impresión o forma, generalmente abstracta) solo se manifiesta por medio de símbolos, que presentan lo abstracto (la Idea platónica) en una forma concreta, bajo una imagen que puede ser claramente reconocida o que reviste diferentes formas o atributos. Dionisio, el Areopagita, lo explica en estos términos: "Dios es la luz arquetípica. Que el sello no sea enteramente igual en todas sus impresiones. . . no es debido al sello en sí, sino a que la diferencia de las sustancias que de él forman parte hace que la impresión de un arquetipo enteramente idéntico, resulte diferente." Como el símbolo deriva del arquetipo, debe conducir nuevamente a éste, y fusionar la mente finita con lo infinito. 1 El hombre, una vez manifestado, imprime para siempre / su presencia sobre todas las cosas inanimadas: los vientos / son en adelante voces, gemido o grito, / quejumbroso susurro o rápida y ligera risa, / nunca un arrebato sin sentido ahora que el hombre ha nacido ... / Y esto nos llena de respeto por el hombre, / de aprensión por su transitorio valor, / y del deseo de desentrañar su verdadera naturaleza, / y descubrir su posición y su destino final. El hombre toma muchos caminos oscuros que parecen no tener salida y comete múltiples errores, hasta que descubre ese divino conocimiento que lo guía por la buena senda. El hilo de la vida El hilo es también el hilo de la vida, del destino humano; ata al hombre a su destino, pero al mismo tiempo le permite ponerse en comunicación con la divinidad. Los griegos lo llaman el Hilo Dorado de Zeus, una cadena dorada que era el eslabón entre el cielo y la tierra. El símbolo del hilo está inevitablemente relacionado con la trama de la vida, que es entretejido por los poderes divinos. La representación más antigua de este símbolo era la Gran Diosa Madre, que tejía el hilo de la vida y del destino. Frecuentemente se la representaba como la Araña Cósmica, la Creadora, que hila los hilos extraídos de su propia esencia y lo envuelve todo en esa urdimbre. La araña que se encuentra en el centro de la telaraña representa el centro universal, mientras que la tela es el plano cósmico. La telaraña suele ser asociada también con el laberinto: es el peligroso camino que hay que recorrer para llegar al centro. La hilandera no puede separarse nunca de su hilado, ni el Creador de la criatura creada; están ligados para siempre por el pasado, el presente y el futuro; y este proceso no finaliza con la "muerte" física: continúa eternamente por el efecto de la ley del Karma, a través de una serie indefinida de vidas sucesivas. Sin embargo, este simbolismo encierra una paradoja, puesto que las deidades que atan, son también las deidades que liberan: el yoga, que significa "yugo y unión", y la religión, que significa "reunir", brindan los medios para conquistar la libertad absoluta cuando se alcanza el centro y se encuentra el camino de la realización o la iluminación. En los templos e iglesias, el altar es el centro sagrado, tanto en el tiempo como en el espacio, mientras que cada recinto sagrado representa el centro del mundo espiritual, el lugar de unión de los tres mundos, porque está en contacto con la tierra, los cielos y el mundo subterráneo. Las cúpulas de los templos y las finas espiras de las catedrales simbolizan el anhelo de ascender al cielo; son el vínculo o nexo vertical entre el cielo y la tierra, entre Dios y el hombre. La nave principal del templo se extiende horizontalmente sobre el plano de la existencia y la experiencia humanas, mientras que la cripta o bóveda subterránea representa la matriz oscura, la muerte y la resurrección. El hogar En la casa, el hogar simbolizaba siempre un centro espiritual interior. E1 retorno del viajero errante, del aventurero y del peregrino representa el viaje de regreso al hogar y a la casa paterna. El hogar se encontraba tradicionalmente en el centro de la habitación: en las antiguas viviendas griegas tenía forma circular y ocupaba literalmente el centro de la casa, mientras que el humo salía por el ápice, como lo hace aún en las tiendas de los nómades. En el hinduismo, el hogar circular védico representa la tierra, la morada del hombre, y el fuego es el reino de los dioses y del espíritu, aunque este simbolismo del hogar corno asiento del espíritu del fuego tiene carácter universal. La posición central del hogar se refleja en la palabra latina focus y en la francesa foyer, ya que el hogar es el punto focal de los ritos que se celebran en la casa familiar. En el libro Dawn of History Keary escribe: "El hogar estaba en el centro de la casa; para cada miembro de la familia el hogar era, por así decirlo, el umbillicus orbis, el ombligo de la tierra... A su alrededor reuníase toda la familia para compartir la comida y el calor de la lumbre, y era el lugar de honor reservado para el huésped o el visitante ocasional."
fatcat:j5rvgfckyzd5rp55adulpanpsu