El simbolismo en el teatro de Valle-Inclán

César Oliva Olivares
2002 Anales de Literatura Española  
EN EL TÓPICO DE LAS DOS ESTÉTICAS VALLEINCLANIANAS Aunque a don Ramón del Valle-Inclán se le conozca hoy por su dedicación al teatro, y a un teatro de marcado tono esperpéntico, bien sabemos que no toda su producción está en la línea de «una estética sistemáticamente deformada», como él mismo la definiera (Valle-Inclán 1924, escena XII). No vamos a discutir ahora el alcance de una dramaturgia, que tiene sus pilares básicos en dicho postulado, cuyo estudio y difusión es ya notorio. Sin embargo,
more » ... orio. Sin embargo, nadie ignora que, en el origen y conformación de la misma, el simbolismo ejerció un influjo decisivo. Y no sólo en el género dramático, sino en todos los que cultivó: poesía, narrativa y teatro. Hora es de mediar en el tema de las influencias iniciales en don Ramón, que van más allá de una simple tendencia de juventud, para advertir en aquellas obras, algunas de muy relativo valor, muchas de las claves por las que entendemos sus títulos más valorados. Con esta reflexión, pues, vamos a internarnos en los orígenes de su producción dramática, como si ésta nunca se hubiera visto matizada por una «musa moderna» que llegó a «cimbrearse, ondularse, combarse y achularse con el ringorrango rítmico del tango»'. Manejaremos, así, una particular metodología, la cual, pese a ser discutible, encierra algunas importantes ventajas; la principal, ignorar voluntariamente adonde le llevó la estética simbolista modernista en cuestión, para considerar esos textos de marcado acento sim-Glosa del Apostillen de Farsa y licencia de la reina castiza (Valle-Inclán, 1920).
doi:10.14198/aleua.2002.15.07 fatcat:trqjma6hjvapbh6oavge4e2zhi