Foucault: Una política de la interpretación

Por Grüner
unpublished
Este trabajo fue publicado como prólogo a la conferencia y posterior debate de Foucalt en un libro que la Editorial El Cielo por Asalto editara con el título Nietzsche, Freud, Marx en Buenos Aires unos años atrás. Se presenta aquí con la autorización de su autor. La lectura foucaltina de Marx, Nietzsche y Freud empieza, para mí, hace un cuarto de siglo. En efecto, hace más de 25 años, Susan Sontag publicó un breve pero famosísimo ensayo que se llamó, con énfasis programático ya condensado en el
more » ... ya condensado en el título "Contra la interpretación". Se trataba de un vigoroso alegato-p l e n a m e n t e i m b u i d o d e l a c o m b a t i v i d a d f o r m a l i s t a y estructuralista de las vanguardias críticas de la época-que abogaba por la eliminación del concepto de contenido como "código segundo" al cual traducir la "forma" del texto e s t é t i c o , y q u e p r o p o n í a p o r consiguiente liquidar, por reductora e i n c l u s o " r e a c c i o n a r i a " , t o d a estrategia interpretativa, a favor de una descripción gozosamente formal y amorosa de la obra, para terminar c o n l a e x h o r t a c i ó n-s i n d u d a reminiscente de la Tesis XI sobre Feurbach-de que si hasta ahora lo que teníamos era una hermenéutica d e l a r t e , l o q u e n e c e s i t a m o s actualmente es un erotismo del arte. Ahora bien: tratándose del erotismo, la propuesta no puede dejar de ser seductora, si bien me parece que la autora tiene un concepto un poco estrecho del erotismo, limitado a una m i r a d a c o n t e m p l a t i v a s o b r e l a exterioridad, o-como dice ella-sobre la superficie del corpus-o del cuerpo-a disfrutar. Por otra parte, sin embargo, en una época como la nuestra-disposición polémica parece h a b e r s e t r a n s f o r m a d o e n u n anacronismo arqueológico por el cual hay que estar pidiendo disculpas t o d o e l t i e m p o-e s e e s p í r i t u combativo del ensayo no puede menos que ser celebrado. N o o b s t a n t e , r e l e y e n d o e l artículo para inspirarme (con pobres resultados, seguramente) para esta p r e s e n t a c i ó n , y a n o p u d e r e e n c o n t r a r e n m í m i s m o e l entusiasmo que otrora me llevara a militar fervientemente en las filas del m á s s e c t a r i o f o r m a l i s m o antihermenéutico. Digamos, para ser breves, que hoy sigo pensando que Susan Sontag tiene razón, pero por m a l a s r a z o n e s. Q u i e r o d e c i r : seguramente tiene razón cuando se fastidia, por ejemplo, ante el hecho de que como ella misma lo dice, la obra de Kafka ha estado sujeta a un "masivo secuestro" por parte, al m e n o s , d e t r e s e j é r c i t o s d e intérpretes: quienes la leen como alegoría social, quienes la leen como alegoría psicoanalítica, y quienes la leen como alegoría religiosa. En los tres casos (o en la muy frecuente combinación de los tres), l o q u e s e e n r i q u e c e e s l a " i n t e r p r e t a c i ó n " , y l o q u e s e empobrece-o, directamente, se p i e r d e-e s e l t e x t o y s u e x t r a o r d i n a r i a e i n q u i e t a n t e indeterminación. Nada más cierto. Pero aquí hay un problema, del cual la autora no parece hacerse cargo: esas interpretaciones existen, y ya no podemos reclamar la inocencia de leer a Kafka como si no existieran, del mismo modo que ya no podemos tener la pretensión ingenua de leer el Edipo Rey de Sófocles o el Hamlet d e S h a k e s p e a r e s i n o h u b i e r a e x i s t i d o F r e u d. E s a s " i n t e r p r e t a c i o n e s " c u a n d o s o n eficaces, no se han limitado ha trasladar a un código inteligible un texto rico en incertidumbres, sino que se han incorporado a la obra, a
fatcat:jwnny4fr2bfdlkhfkm6fgzstcy