SENTENCIA SOBRE REQUISITOS DE PROCEDENCIA Y FINALIDAD DE LA COMPENSACIÓN ECONÓMICA (CORTE DE APELACIONES DE VALDIVIA)

Susan Turner Saelzer
2006 Revista de Derecho  
Valdivia, tres de mayo de dos mil seis. VISTOS y OIDOS: PRIMERO: Que con fecha 26 de abril del presente, se llevó a efecto la audiencia de juicio correspondiente a los autos RUC 05-2-0043186-5 RIT C-3672005, para conocer de 1ft demanda formulada por doña Eduvigis del Carmen Vejar. García C.I 5.586.330-K, 55 años de edad, casada, secretaria, domiciliada en calle General Lagos pasaje Di Biaggio Nº 121 de esta ciudad, la demandante interpuso demanda de divorcio y de compensación económica en
more » ... económica en contra de don Roberto Osvaldo Soto Oyarzo, C.I. Nº 7.492.619-3, 51 años de edad, casado, empresario, domiciliado en Avenida Pedro Montt, pasaje álvaro Bombal Nº 030, Valdivia. La parte demandante compareció representada por el abogado Sr. Carlos Alejandro Hidalgo Muñoz. El demandado fue debidamente emplazado, y no compareció a la audiencia preparatoria ni a la audiencia de juicio. SEGUNDO: Que doña Eduvigis del Carmen Véjar García, funda su demanda de divorcio, en que contrajo matrimonio con el demandado el 23 de diciembre de 1972, en la comuna de Lago Ranco, del matrimonio nacieron dos hijas, en la actualidad mayores de edad. Durante el año 1972-1973 era funcionaria de Endesa, y en consideración a que el demandado no encontró trabajo y tenía la posibilidad de seguir estudiando, decidió apoyarlo para que entrara a estudiar a la Universidad Austral la barrera de Ingeniería en electricidad, más tarde, quedó sin trabajo, había nacido su primera hija Evelyn, y comenzó a trabajar como secretaria de gerencia en el Astillero Immar y a mediados del año 1976 ingresó a trabajar a la Universidad Austral, donde lleva más de 28 años trabajando. Su cónyuge abandonó los estudios, época en la que ella debió solventar los gastos familiares, incluida la manutención del demandado, nunca dejó de trabajar y pudo asistir a sus dos hijas, además de contribuir económicamente al hogar, costumbre que para el demandado fue muy cómoda, lo que le permitió ahorrar e ir adquiriendo bienes. El 28 de agosto de 1999, mientras ella se encontraba trabajando, el demandado abandonó el hogar común, con lo cual cesó la convivencia, procediendo a retirar del
doi:10.4067/s0718-09502006000200013 fatcat:dw6k6hzdwzevbdev5lxmpx7aey