La industria del paladar y el boom de la gastronomía peruana

Bruno Giuffra
unpublished
El mundo se divide en dos: países donde se come bien y países donde se come mal. Bajo mi modesta experiencia, salvo contadas excepciones europeas, veo que el mundo en general no come tan bien que digamos. Y esto se vuelve mucho más ácido si es que empiezo a comparar algunas cocinas contra nuestra extraordinaria gastronomía. Motivo de orgullo nacional, nuestra comida no sólo representa la riqueza cultural de nuestro país-con influencia de casi todos los continentes-sino también, explica nuestra
more » ... n, explica nuestra capacidad inventiva, creatividad, osadía culinaria y un especial manejo de insumos y sabores que nos hacen únicos en el planeta. Esta privilegiada realidad, sumada a las extraordinarias condiciones actuales para desarrollar negocios en el país, ha hecho que se desarrolle un boom gastronómico sin precedentes. Según el reciente estudio nacional del consumidor peruano de Arellano Marketing, salir a comer a la calle es la primera actividad fuera de ver televisión, descansar o escucha música, cuando se pregunta sobre el tiempo libre de los peruanos. La preferencia, como se puede anticipar viendo nuestras calles, se concentra marcadamente en las pollerías, con 56% de asistencia de las dos o tres veces al mes que salen en promedio los peruanos a comer a la calle. Sigu e n en el rankin g las cebicherías con un 24% de asistencia y los chifas con 20%. TANTO PARA COMER Este creciente gusto por nuestra propia comida explica la operación de los más de 66,000 restaurantes que tiene el Perú, con casi la mitad funcionando en Lima, y un crecimiento que supera el 18% anual y aporta 3,7% a nuestro PBI. Si consideram os adem ás que, cerca del 4% de la PEA está trabajando en un restaurante peruano, y que sus números solo crecen, no es difícil pensar en la gastronomía como
fatcat:e3ne4ufflbchzkzqcprqn2jsti