Una reflexión sobre la fibromialgia

R. Sedó Fortuny, J. Ancochea Millet
2002 Atención Primaria  
La fibromialgia (FM) es una entidad clínica caracterizada por dolor musculosquelético generalizado, fatiga e insomnio, que a menudo se acompañan de otros trastornos funcionales tales como jaqueca, dismenorrea, intestino irritable, etc. La etiopatogenia no es conocida y en ella no se detectan alteraciones objetivables específicas. La mayoría de los autores aceptan que no es secundaria a ningún tipo de trastorno psicopatológico, aunque está fuertemente influida en su origen y evolución por
more » ... volución por factores psicosociales. Este enfoque de la enfermedad tiene muchos puntos comunes con lo que el DSM-4 define como trastorno somatoforme. Por otra parte, los síntomas cardinales de la FM (dolor muscular, fatiga e insomnio) los encontramos en otros procesos, también mal definidos, y que no reciben el nombre de FM, tales como el síndrome de fatiga crónica, el síndrome del golfo, algunos tipos de ansiedad y depresión, etc. Poder establecer el diagnóstico deslindándolo de aquellos otros que cursan con síntomas parecidos depende exclusivamente de la existencia de, al menos, 11 de 18 puntos sensibles aceptados como específicos y repartidos a lo largo de la anatomía. Muchos autores opinan que este criterio no tiene la base ni la consistencia suficientes para conferir al conjunto la categoría de una entidad con personalidad propia. Otros, como Bennet, opinan incluso que, dando un nombre a un proceso mal definido, muy influido por factores psicosociales, hemos creado un monstruo que ahora nos está devorando. Antes de la década de los ochenta, los casos de neurastenia, que es el proceso más afín a lo que hoy llamamos FM, no eran tan frecuentes. Hoy, en cambio, la FM inunda las consultas médicas. Tal vez tenga que ver con ello, señalan estos autores, el tremendo estrés a que está sometido el individuo en nuestra sociedad industrializada. La mayoría de las investigaciones sobre la FM se esfuerzan en definirla cualitativamente cuando, en realidad, puede que se trate de un fenómeno más cuantitativo que cualitativo. Se discute si la hiperalgesia que se da en los pacientes con FM tiene su origen en el propio músculo o en los mecanismos centrales encargados de elaborar la percepción del dolor. La frecuente coexistencia de insomnio y de otros trastornos funcionales más bien inclina a pensar lo segundo. Vistas así las cosas, cabe comparar lo que ocurre en la FM con lo que sucede en la ansiedad: 1. La ansiedad es patológica, es decir, se transforma en enfermedad cuando es excesiva y desproporcionada con relación a la importancia de las amenazas. No se trata de un fenómeno cualitativo, sino cuantitativo. 2. Al igual que ocurre en la FM, la ansiedad patológica no aparece en los análisis ni en las radiografías, ni existe ninguna prueba biológica capaz de diagnosticarla. 3. Puede llegar a ser invalidante. 4. Está fuertemente influida por factores psicosociales. Estas similitudes invitan a una aproximación hipotética a lo que puede ser que ocurra en la FM. ¿No se tratará de una simple exageración de las respuestas del sistema nervioso central (SNC), esta vez no frente a los estímulos percibidos como amenazadores, como ocurre en la ansiedad, sino frente a los es-
doi:10.1016/s0212-6567(02)70638-0 fatcat:6tikfmqatfhxtcsslj2hw4iwwa