Rebeca Almeida, Kemmerer en el Ecuador

Juan J. Paz y Miño
2015 Procesos: Revista Ecuatoriana de Historia  
EDICIONES LIBRI MUNDI-FLACSO, QUITO, 1993, 261 PP. Ciertamente el estudio del velasquismo es una tarea bastante compleja y todavía incompleta en la historia del Ecuador. Hay varios autores que han incursionado en el tema, sin que se haya logrado una buena interpretación sobre tan discutido problema. El libro de Carlos de la Torre, originalmente tesis doctoral presentada a la New School for Social Research, es uno de los intentos para comprender este controvertido fenómeno político. De la Torre
more » ... studia la "Gloriosa" (mayo 1944) como lo dice en sus primeras líneas de la introducción (p. 11). Esboza un esquema en el que básicamente hay dos aspectos: la manera en que los líderes son socialmente generados y la forma en que los líderes se autoproducen como las figuras claves de estas coyunturas para lo cual se analizan. El primer aspecto está desarrollado en tres capítulos: La Gloriosa; Economía y sociedad en el Ecuador de los años 30 y 40 y ¡Viva Velasco Ibarra! La segunda sección incluye tres capítulos: La vida, época y obra intelectual de José María Velasco Ibarra; la campaña electoral de 1939-40; La oración de José María Velasco Ibarra; un epílogo, El segundo Velasquismo: de unidad nacional a la soledad del líder y las conclusiones. Y es entonces cuando uno se introduce en este esquema que parecería explicar, en palabras De la Torre, cómo Velasco Ibarra fue seducido por sus seguidores y estos a su vez, por el líder. (p.12). A pesar de que este marco ideológico es interesante, parecería que quedan algunas preguntas por resolverse. El mismo De la Torre reconoce que sería un error considerar las conclusiones del estudio de una década como válidas para un período de 40 años. (p. 12). Sin embargo, sería necesario ir más allá, ¿se puede entender el fenómeno velasquista estudiándolo solamente desde la Gloriosa, un período corto de 1944 a 1947? Ciertamante habría que empezar por el principio, desde que Velasco Ibarra entra en la política. De la Torre estudió la entrada del líder a la política en el capítulo IV, que trata de su obra intelectual y sus acciones en la política. Sin embargo, para el lector, ávido de conocimientos, el presentar el inicio de la vida politica del líder a mitad de este estudio (p. 142) no es una estructura buena, simplemente por que si se va a explicar un fenómeno político se debe comenzar por los antecedentes para entender el desarrollo de dicho fenómeno. Por otro lado, De la Torre ha realizado un extenso trabajo de archivo y evidentemente sus fuentes están bien escogidas. Su mayor logro es la explicación del triunfo del gran ausente. La confrontación que hace entre los sectores opositores y Velasco Ibarra es bastante bien lograda. Sin embargo, el lector se queda con la sensación de que Velasco Ibarra triunfó con su Gloriosa. Y su derrota? De la Torre trata el tema en el epílogo. El tema de la constitución de 1945 se trata superficialmente; el estado económico del país y sus problemas de inflación también son abordados sin muchas explicaciones (pp. 213, 216). Hubiera sido interesante analizar más profundamente las condiciones en las que
doi:10.29078/rp.v1i6.449 fatcat:7o6vs2pkava7bfqs4zc4cxwrku