Los riesgos del ocio y el ocio como riesgo: dos marcos metafísicos para conceptuar el ocio

Íñigo Ongay de Felipe
2017 Nómadas Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas  
Resumen: Se propone un análisis del rótulo, académica y mundanamente exitoso, "Los riesgos del ocio" según el doble sentido -objetivo o subjetivo-del genitivo. Para ello se sugerirá la distinción entre una concepción del ocio como un "valor" que pueda a su vez verse comprometido por conjuntos -más o menos precisos o más o menos confusos-de factores amenazantes sean estos de orden social, económico, político, etc ( un punto de vista creemos que presupuesto en la concepción del "ocio" como factor
more » ... "ocio" como factor valioso" de "desarrollo personal") y una visión del ocio según la cual este mismo tendería a contemplarse como una amenaza ( y por tanto , un "contra-valor") respecto de otros factores a los que ahora se propenderá a concebir como "valiosos". Nos parece que una tal distinción ilustra el tránsito histórico que separaría dos formas incompatibles de "pensar el ocio", a saber: aquella que en la dirección del pensamiento teológico luterano tenderá a ver el ocio como un riesgo y aun una amenaza frente a la salud espiritual del hombre ( aunque como se verá algunas corrientes de la teología moral católica tampoco se mantuvieron enteramente al margen de semejante conceptualización) y aquella que , por el contrario, promoverá una comprensión del ocio ( particularmente en sus versiones más "valiosas" como ocio "cultural", pero también como ocio "deportivo", etc) en tanto que factor esencialmente engranado en dicha "salvación" (entendida ahora a título de "desarrollo personal" o de "autorrealización") . Con objeto de dar cuenta de dicho tránsito haremos uso de la hipótesis del filósofo español Gustavo Bueno según la cual "el reino medieval de la gracia" queda transformado internamente en la modernidad, en el "reino de la cultura". Concluiremos del modo siguiente: sin perjuicio de que ambas concepciones resulten desde luego plenariamente incompatibles entre sí, ello no obsta para que las dos respiren en la misma atmósfera "soteriológica" y "metafísica" de partida.
doi:10.5209/noma.55043 fatcat:2lmcb4t4pndjpffuwwdtykvy7u