España y sus castillos : la Guerra de Independencia y la iconografía romántica

Lily Litvak
2012 Espacio, Tiempo y Forma. Serie V, Historia Contemporánea  
No fue Zorrilla el único ecritor romántico español que acudió a ese tópico, también lo hicieron, entre muchos otros, Carolina Coronado en el «Castillo de Salvatierra,» Espronceda en El estudiante de Salamanca, Hartzenbusch en Los amantes de Teruel, y se debe mencionar a Bécquer, quien a menudo ambienta sus leyendas en castillos. Este paisaje con la vista de uno o varios monumentos; muralla, fortaleza, castillo, torre, llegó a ser un tópico europeo de la figuración de España en el siglo XIX. 1
more » ... n el siglo XIX. 1 Anteriormente, estas imágenes había sido utilizado por algunos artistas, entre ellos el francés Houasse que organizó sus vistas alrededor de los palacios, y Antonio Joli, invitado a pintar por los monarcas. Sin embargo, fue durante el Romanticismo cuando esa iconografía se convirtió en emblema de la historia y cultura de España, con significaciones de caballerosidad, lealtad, valentía y devoción a la religión. El concepto adquirió popularidad con la Guerra de Independencia, (1808-1814). Anteriormente, el país se consideraba pobre, peligroso, atrasado, y como herencia de la leyenda negra, bastión del más fanático catolicismo. La contienda, sin embargo, reveló otro rostro de España. El levantamiento del pueblo que se había batido implacablemente contra el poderoso invasor ratificaba la idea romántica de la nación como ser vivo. Era asimismo romántico el espíritu que mantuvo el esfuerzo de los españoles, visible tanto en el tradicionalismo popular, no solo literario, sino de costumbres, carácter y sentimiento, así como en el liberalismo de los oradores de las Cortes de Cádiz más radical que el de los ministros del despotismo ilustrado de Carlos III.
doi:10.5944/etfv.24.2012.10256 fatcat:qydw37dv5neoddx55gvinx3lee