Lezama Lima: El Logos de la Imaginación

Guillermo Sucre
1975 Revista iberoamericana  
Buscando la increada forma del logos de la imaginaci6n". L.L. En uno de sus ensayos, Lezama Lima aborda el tema de la oposici6n entre letra y espiritu. El escriba moderno, dice, acogiendose a la frase de las Escrituras: la letra mata, ha querido resucitar esa oposici6n como obsticulo para toda empresa creadora. Pero esa oposici6n, observa Lezama, no es s6lo una inconsecuencia 6tica o un signo de la crisis germinativa de nuestro tiempo; se funda, sobre todo, en un malentendido. La letra mata al
more » ... . La letra mata al espiritu cuando ya este se ha extinguido. Cuando faltare la visi6n, el pueblo sera disipado-recuerda Lezama recordando el "Libro de los Proverbios". Y, con una idea que sin duda es central en toda su obra, conclufa ese ensayo afirmando: Vivimos va u momento en que la cultura es tambidn una segunda naturaleza, tan naturans como la primera; el conocimiento es tan operante como un dato primario. El extremo refinamiento del verbo poetico se vuelve tan primigenio como los conjuros tribales. 1 Esta idea es central no s6lo por lo que ella en si misma encierra: vale decir, la visi6n afirmativa que Lezama tiene de la literatura. Lo es, sobre todo, por la desmesura de esa visi6n. Se trata, en efecto, de algo mAs que del mero derecho de existencia de la literatura. Lo que quiere formular Lezama, en verdad, es un sistema poetico del mundo, y aun de la historia. La literatura es una segunda naturaleza no porque ella represente o presente lo real--lo cual seria, para Lezama, recaer en un realismo ya insano. Si ella es representaci6n de algo lo es de sus propios poderes; su verdadero caracter es lo incondicionado: un germinar que es una continua opci6n (o viceversa, que es igual para Lezama) y lo hipertlico: siempre va mis ally de sus propios fines. Como Pascal, Lezama cree que la naturaleza se ha perdido y que todo puede reemplazarla. "Hay inclusive--dice--como la obligaci6n de devolver la naturaleza perdida. De fabricar naturaleza, no de recibirla como algo dado". La literatura es mas bien, pues, sobrenaturaleza: la imagen penetra en la naturaleza y la sustituye; asi, frente al determinismo de lo real el hombre responde con el total arbitrio de la imagen. En 1 Tratados de la Habana, 1958.
doi:10.5195/reviberoamer.1975.3026 fatcat:guylwuhlbba25p5tvqzgpryrdm