Modemización: una propuesta altemativa para el Pacífico colombiano

Arturo ESCOBAR V., Alvaro Pedro G.
2009 América Latina Hoy  
Observando (1) una serie de recientes eventos y manifestaciones publicitarias, tenemos que admitir que estamos asistiendo al nacimiento de una nueva era. Esta era sería tan importante en su alcance como aquella que terminara con las diversas encontradas conmemoraciones del quinto centenario de la Ilegada de Colón a América. El nuevo lenguaje habla del comienzo de un nuevo orden, de «Mar de Balboa» como «el Dorado de los Nuevos Tiempos», de «naves zarpando» celeramente desde las costas del país
more » ... as costas del país hacia el Oriente al encuentro del nuevo desafío. Al dar «el gran salto» hacia el otro lado de la Cuenca con las recientes misiones comerciales y diplomáticas, Colombia manifiesta su «vocación PacífIca». No hablaremos ya, como en su tiempo lo hiciera Marco Fidel Suárez para marcar un derrotero, de un respice polum; de ahora en adelante nos regirá otro tema, respice Pacificum («looking east» podríamos decir con más propiedad en estos tiempos ya tan seculares, como de hecho lo dicen algunos países del sureste de Asia al referirse a Japón como modelo). Y no nos asombraremos más frente a aquellos «silenciosos e inescrutables orientales» -los del milagro japonés, los «cuatro dragones», los nuevos dragones en ascenso como Malasia y Tailandia-sino que, «con notable pragmatismo y dejando de lado las diferencias ideológicas», los comenzaremos a mirar como compañeros en el viaje del comercio y la tecnología. Si bien nuestras relaciones con estos nuevos socios requieren de nuestra parte el aprender nuevas prácticas -la planificación a largo plazo, la paciencia, la confianza en las relaciones comerciales, el énfasis en las acciones concretas-está a nuestro alcance el desarrollar las nuevas aptitudes que sean necesarias. No en vano nos adentramos en una «nueva forma de civilización» (2). La entrada de Colombia a la Cuenca del Pacífico se concibe entonces como una gran aventura a la cual hay que lanzarse con decisión. Como toda aventura, debería estar Ilena (*) Alvaro Pedrosa G. es Profesor Titular en el Departamento de Pedagoffia y Cultura de la Universidad del Valle. Arturo Escobar V. es Profesor Asociado en el Departamento de Antiopoloffia de Smith College en Northampton, Massachusetts, EE. UU., y Profesor Visitante en el Departamento de Pedagoffia y Cultura de la Universidad del Valle. (I) El presente trabajo se enmarca en ima investipción en curso dirtiada por los autores. El proyecto, «Política Cultural y Altennativas al Desarrollo: Respuestas Afrocolombianas a la Modemización», cuenta con la colaboración de Jesús Alberto Grueso (antropólogo), Tracey Tsugawa (educación no formal) y Betty Ruth L072110 (socióloga). (2) La expresión «el Dorado de los nuevos tiempos» pertenece al ministro de relaciones exteriores (Santos). La mayoría de las otras expresiones pertenecen a Noemí Sanín de Rubio y Fidel Duque, y fueron expresadas en el 111 Foro «Colombia en la Era del Pacífico», Popayán, mayo, 13, 14 y 15, 1993. Similares sentimientos fueron enunciados durante el evento por muchos de los asistentes. de peligros, aunque en este caso éstos han sido allanados de antemano por las buenas acciones de las delegaciones de comercio exterior (la punta de lanza del capital), y el guante blanco pero firme de la diplomacia. No es coincidencia el uso del imaginario del descubrimiento y la conquista. Al litoral Pacífico Colombiano se le ha visto así en general: como una reserva de recursos que hay que domar para su adecuada explotación. Es también notable, dentro del nuevo discurso de la Era del Pacífico, la ausencia del Litoral mismo y sus habitantes (3) . Mientras que las nuevas macroestrategias hacia la Cuenca se anuncian con gran algarabía, es manifiesta la falta de claridad sobre el papel que el Litoral debe desempeñar en el gran salto hacia el Este, a pesar de que es indudable que el Litoral tiene que proporcionar puntos clave de articulación para la inserción en la Cuenca buscada por el país. Esta ambigüedad al interior del discurso que estamos señalando debe ser examinada porque la concepción que se adopte del Litoral, y cómo se Ilegue a ella, influirá gr , andemente en el carácter de dicha articu-lación. Bien apunta Edgar Vásquez que las maneras de ver el Pacífico están siendo moldeadas por dos problemáticas: la apertura económica hacia la Cuenca, y la apertura social propiciada por la Constitución de 1991, particularmente alrededor del Artículo Transitorio 55. Este segundo componente podría ampliarse a las variadas formas de movilización social que se están dando en la región como resultado de los procesos de desarrollo y los cuestionamientos territoriales y étnicos. Con estos criterios en mente, queremos avanzar los siguientes puntos principales en esta contribución: 1. El Litoral pacífico colombiano no es «desarrollable». Las concepciones existentes del desarrollo refiejan la experiencia de una modernidad hegemónica que -al menos en papel en el caso de las instituciones, y como ferviente deseo en el caso de un número cada vez mayor de organizaciones comunitarias-no da lugar a lo que se busca para la región: acción social autónoma, endógena, pluralista. (3 ) En el mismo 111 Foro «Colombia en la Era del Pacífico», por ejemplo, no hubo ningún representante del Litoral entre los más de veinte panelistas, y poquisimos afrocolombianos entre los asistentes. Con excepción del análisis del Artículo Transitorio 55 en la ponencia del Dr. Edgar Vásquez de la Universidad del Valle y de menciones -bien intencionadas, pero demasiado generales para ser efectivas-de la necesidad de incorporar a la gente del Pacífico en su propio desarrollo en dos de las otras ponencias (sobre el Plan Pacífíco y el Proyecto Biodiversidad), no sólo sus pobladores, sino el Litoral mismo brillaron por su ausencia o marginalidad en el debate. 39
doi:10.14201/alh.2259 fatcat:jeflit653bfjbcjyfffa6eihbm