Mordedura de víbora

E. M. Fonseca Aizpurua, E. García Piney, F. J. Nuño Mateo, A. Braña Rodríguez
2007 Anales de Medicina Interna  
La mordedura de serpiente constituye un cuadro poco frecuente en España, pero potencialmente grave y con una mortalidad entre 3-7 muertes/año (1). Su escasa divulgación en la literatura médica y la poca información que se tiene en los servicios hospitalarios de urgencias y centros de salud, hace que el abordaje de estos pacientes esté escasamente protocolizado y con variabilidad en la práctica clínica. Por todo ello hemos revisamos las caracteristicas de 7 pacientes con mordedura de víbora
more » ... dura de víbora recogidos en nuestro hospital durante 10 años (Tabla I). En nuestro país hay 5 especies de serpientes venenosas: tres de la familia de las víboras ("viperidae") Vipera latastei, es la más abundante y menos tóxica, Vipera aspis, es la de tóxico más activo y Vipera berus hispánica o seoanei (2-4). Y dos de la familia de las culebras ("colubridae"). El diagnóstico definitivo de mordedura por serpiente venenosa se basa en la identificación positiva de la serpiente, que debería ser llevada al centro sanitario, junto con la clínica o manifestaciones del envenenamiento (3). El mayor número de mordeduras se produce entre marzo y octubre, generalmente afectan al miembro superior y están en relación con actividades agrarias (5,6). El grado de envenenamiento está determinado por factores dependientes del ofidio, del sujeto, edad, estado de salud, localización de la lesión (en la cabeza y en el tronco se duplica la gravedad) y rapidez en la instauración del tratamiento (7). Entre las manifestaciones locales, primero se produce dolor variable en el punto de la mordedura. A los 15-45 minutos aparece eritema que rodea dos orificios separados 6-10 mm. Luego edema y/o manchas equimóticas, que pueden progresar hacia la raíz del miembro, con aparición de adenopatías y flictenas. Estas lesiones alcanzan su extensión máxima en 48 horas y pueden sobreinfectarse, de lo contrario desaparecen a los 7-10 días con restituo ad integrum. La manifestación general más común es el "terror", lo cual produce náuseas/vómitos, diarrea, síncope, taquicardia o sudoración (5). Las alteraciones analíticas más frecuentes son hipofibrinogenemia, trombopenia, prolongación del tiempo de quick e insuficiencia renal. Por consenso se han establecido 4 grados de lesión: Grado 0, sólo señales de punción. Grado I, además reacción inflamatoria local. Grado II, la reacción afecta a toda la extremidad, con clínica general leve. Grado III, desborda la raíz del
doi:10.4321/s0212-71992007000800014 fatcat:ijxn4nhzovhnhijwzzuwssz2ci