La mujer del agua arrastradora: un texto mazateco

Florencia M. Cowan
2016 Tlalocan  
La tribu mazateca se encuentra principalmente en la región norte del Estado de Oaxaca, México. Durante varios años de investigación lingüística y antropológica que se ha emprendido entre los mazatecos (bajo los auspicios del Instituto Lingüístico de Verano) se ha notado que son muy pocas las leyendas que han venido conservándose hasta hoy en día. Sin embargo, en la primavera de 1947 se descubrió una leyenda mazateca que parece ser verdaderamente indígena, la cual explica el por qué se llaman
more » ... or qué se llaman así algunos de los lugares más conocidos cerca de Huautla de Jiménez. Huautla es el centro comercial de la tribu mazateca y también tiene su nombre indígena,' como todos los pueblos mazatecos. Algunos de estos nombres indígenas de lugares mazatecos se explican, otros no. En este cuento vemos el origen folklórico de los nombres de unos lugares bien conocidos cerca de Huautla. El cuento trata de una muchacha que se casó y fué a vivir en la casa de su esposo, que era dueño de mucha milpa. La muchacha ya iba a acabar con las milpas, porque le gustaban tanto los tamales de elote y el atole. En consecuencia, la suegra se disgustó con ella y salió la muchacha de la casa, llevando cuchillo, metate, etc. En su jornada afiló su cuchillo en un lugar, donde ahora se le nombra "piedra de filo" en el idioma. En otro lugar molió su maíz, de donde viene el nombre "piedra de metate". Asá, parándose la muchacha en varios lugares se les quedaron los nombres dados en esta leyenda. Por fin la pobre muchacha llegó a un río en donde el agua le arrastró y se ahogó. Dicho río ya se llama en idioma "agua arrastradora". Estos nombres indígenas todavía existen y son los nombres usados por los mazatecos cuando quieren referirse a estos lugares. El texto que sigue es la leyenda tal como fué contada por una mazateca, Herlinda Martínez de Concha, maestra en la escuela de Huautla. El cuento se lo había relatado su abuelita, como se notará en la breve introducción que Herlinda misma da al texto. En su mayor parte la traducción también fué dada por Herlinda, que es bilingüe y bien capaz de una traducción adecuada. 144
doi:10.19130/iifl.tlalocan.1963.317 fatcat:sf2dswvsnbfyvmashhb33cckvy