El profesor universitario y el perfil académico

Modesta Orozco
unpublished
La Universidad Veracruzana, a sus casi 60 años, ha sido consistente en la misión institucional para la que fue creada. Mi-sión para la que, indiscutiblemente, los académicos han sido los pilares más fuer-tes ante el embate de la ignorancia y las carencias sociales. Fortaleza construida con profesores con un alto espíritu de servicio, de compromiso social y valor escolástico que, al pasar los años, se ha venido transformando y, necesario es de-cir, debilitando. Las exigencias del nuevo siglo y
more » ... del nuevo siglo y las crisis sociales del panorama mundial consternan este espíritu de lucha que se ve envuelto en, cada vez más, confusas relaciones, donde la reacción social ha sido la pérdida de la confianza y la credi-bilidad en las instituciones. Se habla de sobredeterminación de lo político y lo administrativo sobre lo esencialmente académico y se desvanecen los principios de justicia y equidad educativa entre las prioridades presupuestarias y el papeleo burocrático. 1 El discurso educativo, desde hace varias décadas, proclama la calidad del nivel superior, pero las necesidades si-guen rebasando las soluciones. En el afán de superar los obstáculos históricos y me-jorar los resultados del pasado, la educa-ción superior ha sido objeto de un sinnú-mero de medidas, planeadas para incidir en el desarrollo y la calidad de los servi-cios que ofrece, 2 para generar condiciones de competitividad requeridas a nuestro 1 Como lo plantea Luis Porter (2003) en su libro: La universidad de papel. 2 CENEVAL, CIIES, FOMES, PROMEP, FIME, ESTÍMULOS A LA PRODUCTIVIDAD, PIFOP, etcétera. país, derivadas de su política económica de apertura internacional, así como de su participación en los órganos internaciona-les de educación y otros, donde la educa-ción superior impacta. 3 Nuevamente, el trabajo frontal lo ejecuta el profesor. Es quien directamente asume el compromiso social de la institu-ción, cuando se para frente al grupo y sostiene su rol para promover el aprendi-zaje. Este profesor y los profesores con funciones de apoyo e investigación deben ser permanentemente motivados y forta-lecidos para que su trabajo no decaiga. Sin embargo, hoy no son claras las características que estos académicos ten-drían que mostrar para formar parte de este ejército educativo. Se exigen múlti-ples y diversas cualidades que es impen-sable que una sola persona las posea en una sola vida. Pero esta ambigüedad tam-bién oculta apatía, desinterés y falta de compromiso académico de algunos profe-sionistas sin "vocación" académica ni docente. Por otro lado, la capacidad de desarrollo, adaptación y difusión del co-nocimiento científico y tecnológico en el siglo XX y los inicios del XXI ha sido gigantesca aunque insuficiente para abatir las necesidades sociales. Por tal motivo, los profesores requieren cambiar sus es-trategias de aprendizaje y de enseñanza e investigación a fin de seleccionar, com-pendiar y comprender aquello que forta-lezca su formación, sin morir en el inten-to. En definitiva, no se ha establecido un perfil de desempeño institucional explícito, basado en las condiciones reales del académico y de la institución, 3 UNESCO, CRESALC, OUI, ONU, OCDE, etcétera.
fatcat:oliehisurvhq5cdcteqjsbymge