Sobre la lengua de Juan Ruiz: enunciación y estilo épico en el Libro del Buen Amor

José Luis Girón Alconchel
1984 Epos Revista de filología  
Sócrates tiene la ventaja de que está a im lado, fuera de todos los sistemas, preguntando a todo el mundo, y libre por eso de la petulancia que a todos los sistemas aqueja, en cuanto se jactan de tener solución para los problemas. (Antonio TOVAR, Vida de Sócrates.) INTRODUCCIÓN En 1963, Margherita Morreale ponía de relieve la oralidad de la lengua de Juan Ruiz con estas palabras: En la explicación del Libro de Buen Amor como obra viva, compuesta para la recitación y no para la lectura en voz
more » ... a lectura en voz baja (y atin menos para la labor de seminario), he puesto de relieve las expresiones que se conservan todavía en el habla, especialmente entre personas de pocas letras, consignando en muchos casos la región donde las he oído...'. Y en 1979, John K. Walsh-ha podido señalar que el carácter formulario del género de la cuaderna vía no ha recibido la atención debida, porque no era un modo poético compuesto oralmente; y, sin embargo -añade-, un inventario de los hemistiquios formularios de las obras de clerecía pondría de manifiesto un uso de los mismos próximo en intensidad al de la poesía épica medieval. 1 «Apuntes para un comentario literal del 'L. B. A.'», B. R. A. E. XLIII (1%3), págs. 249-371: pág. 252. 2 «Juan Ruiz and the mester de clerezía. Lost Context and Lost Parody in the Libro de buen amor», Romance Philology, XXXIII (1979), págs. 62-86 : pág. 83; véase ahí su n. 47 en la que recoge una bibliografía que puede considerarse preliminar para hacer ese inventario de las fórmulas de clerecía. ^ Madrid, Credos, 1983, 5." ed, revisada, pág. 310. El subrayado es mío. 35 Más todavía. En 1983, F. López Estrada, en su Introducción a la literatuar medieval española', afirma que los poemas épicos (de juglaría) y los poemas de clerecía «presentan ciertas conformidades sobre las que no se ha insistido: ambos están constituidos por versos largos.. »; y entre un tipo de verso y otro se observa «una conformidad fundamental que los hace adecuados para la organización de los relatos propios de las obras extensas, que son las que se encuentran en ambos grupos. Por eso puede suponerse en esta literatura vernácula de los comienzos una base oral común». El propósito de este trabajo es interpretar algunas de las formas del estilo épico del Libro del Buen Amor (LBA) como un aspecto del especial «aparato formal de la enunciación» que se manifiesta en el texto *. Se trata de considerar tales formas como marcas de un estatuto enunciativo complejo y fluctuante, es decir, como «palabra representada» en el discurso ^. J. K. Walsh, tras analizar el LBA como una parodia «sustancial» del mester de clerecía y del ciclo más tardío de los poemas morales escritos también en cuaderna via, termina su trabajo afirmando que la obra del Arcipreste puede considerarse un «palimpsesto» y que, desde este punto de vista, podemos explicarnos su ambigüedad irreductible *. Es una invitación para que consideremos el libro como un intertexto, es decir, no como el resultado de una elección libre por parte de una conciencia soberana, sino como el producto de un trabajo sobre textos anteriores y contemporáneos". Naturalmente, esto es lo que ha hecho la crítica al inventariar y documentar las fuentes del Arcipreste. Sin embargo, una cosa es el erudito de los materiales con que se hace la obra y otra el análisis lingüístico del discurso que se realiza con esos materiales y sobre esos materiales. Desde este último punto de vista, la noción de intertexto se refiere al hecho de que en el espacio de un texto varios enunciados, to-* Cfr. BENVENISTE, E.: «L'appareil formel de l'énonciation», en TODOROV, T. (coord), L'énonciation, Langages, 17 (1970), págs. 12-18; hay traducción española: Problemas de lingüística general II, Madrid, Siglo XXI eds., 1977, págs. 81-91. Para el planteamiento que aquí propongo, cfr., además, DANON-BOILEAU, L. (coord.), £, «35 Plans d 'Enonciation, Langages, Ti (1984), con diversos trabajos de interés, de los que iré dando cuenta oportunamente; cuando lo haga me referiré al número de la revista sólo con las abreviaturas Lang. cit. 5 Para estos conceptos, cfr. SIMONIN, J.: «Les plans d'énonciation dans Berlín Alexanderplatz de Dóblin ou de la polyphonie textuelle», Lang. cit., págs. 30-56; CEROUIGLINI, B.: «Le style indircct libre et la modemité», ibíd., págs. 7-16. * Art. cit., pág. 85. 7 Para la idea de «intertexto» (tomada de J. KRISTEVA), cfr. MAINGUENEAU, D.: Iniíiation aux méthodes de Vanalyse du discours, París, Hachette Université, 1976, págs. 123 y ss., a quien sigo en esta parte. 8 Ibíd., pág. 125. La traducción es mía. . , , 9 Me he ocupado ya de esto en «Un caso de insuficiencia de la oración gramatical en español: las formas del discurso», Revista de Bachillerato, 8 (1978), págs 37^2 (Suplemento monográfico de Lengua y Literatura españolas); «Enunciación y discurso directo en la lengua medieval (el DD como modelo pragmático) Actas del I Simposio de la Sociedad Española de Semiótica (en prensa); tengo también en prensa otro trabajo sobre el tema «La 'escritura del habla' y el discurso indirecto libre en español». 10 Art. cit., pág. 13. 37 11 Cfr. «Hétérogénéité (s) énonciative (s)», Lang. cit., págs. 98-111. 12 Ibid.. págs. 99-102. " «Estatuto enunciativo» es la combinación, más o menos compleja según los casos, de los planos de la enunciación básicos -«historia» y «discurso»que se refleja en la organización textual concreta. El concepto lo emplea J. SIMO-NiN en el artículo citado con este sentido. 38
doi:10.5944/epos.1.1984.9406 fatcat:fdu36qjcangpbjpgqibb7lpz4i