Consumo de alcohol en mujeres adolescentes: un llamado a la acción para países de mediano y bajo ingreso

Carmen Fernández-Cáceres
2016 Revista Internacional de Investigación en Adicciones  
La evidencia epidemiológica ha señalado que el alcohol es la sustancia psicoactiva más consumida por los adolescentes, debido a factores como su aceptación social, su legalidad y su fácil accesibilidad; asimismo, el consumo en hombres adolescentes es proporcionalmente mayor en comparación con las mujeres de la misma edad, pero existen reportes que señalan que el uso de alcohol en las adolescentes ha presentado incrementos a través del tiempo . La ingesta de alcohol entre las jóvenes ha dejado
more » ... jóvenes ha dejado de ser una conducta poco usual, para convertirse en un problema emergente que trae consigo consecuencias matizadas por características biológicas y roles de género. Recientes publicaciones científicas se han enfocado en discutir el estatus de la evidencia relacionada con el consumo de alcohol en adolescentes y adultos jóvenes Hall et al., 2016; Stockings et al., 2016) . ¿Por qué motivo las mujeres adolescentes han aumentado su consumo de alcohol? No es posible dar sólo una respuesta a esta interrogante, ya que la ciencia ha empezado a hacer hallazgos que señalan que son muchos los factores asociados con este consumo, entre ellos elementos socioculturales, biológicos y psicológicos. El cambio en las tradiciones, normas y valores que ha otorgado a las mujeres acceso a mayores oportunidades pareciera también haber traído consigo una exposición a conductas de riesgo como el consumo de alcohol (Hernández & Galván, 2011) . El rol tradicional de la mujer ya no es el mismo, se ha insertado en campos económicos y laborales que le han permitido otro tipo de interacción social (Moreno, 2011). Podría hipotetizarse entonces que las mujeres se están acercando al rol masculino, creando una especie de convergencia con él (Romero, 2011) . Bajo esta óptica, beber alcohol podría representar una forma en la que las mujeres están reafirmando su libertad personal y la capacidad de tomar sus propias decisiones. Tener pareja también parece ser un factor de riesgo para que las jóvenes tengan ofrecimientos de consumo de alcohol. Booth, Marsiglia, Nuño-Gutiérrez y García Pérez (2014) encontraron que tener una pareja se asocia con un mayor número de ofertas para consumir alcohol en las mujeres adolescentes, relación que no se presenta con tanta claridad en el caso de los varones. Los autores señalaron como posible explicación de estos hallazgos, los papeles cambiantes que juega la mujer en la sociedad actual y el hecho de que los ambientes en los que una adolescente se desenvuelve al tener una pareja son también en los que de forma regular ocurre el consumo (como fiestas o reuniones). Los trastornos mentales parecen tener una influencia significativa en el uso de esta sustancia: se ha demostrado que la depresión, los intentos de suicidio y el desajuste ante las demandas ambientales son factores ligados al género que aumentan las probabilidades de padecer trastornos por consumo de alcohol (Foster, Hicks, Iacono, & McGue, 2015) . Las consecuencias de la ingesta de alcohol en las jóvenes tienen particularidades determinadas por género y edad. A nivel cerebral, las adolescentes que beben alcohol de forma explosiva presentan alteraciones en las regiones frontales izquierdas del cerebro, ligadas a problemas visoespaciales, de inhibición y de atención (Squeglia et al., 2012) . A nivel psicosocial, el consumo se asocia con un incremento en el riesgo de sufrir violencia física y sexual por parte de la pareja (Buzy et al., 2004) ; además, representa una fuente de posible estigma a causa de la "transgresión" de los roles tradicionalmente femeninos que señalan que las mujeres no deben consumir (Romero, 2011) . Esta estigmatización resulta paradójica: aunque las adolescentes consumen como una forma de liberación y expresión de la propia
doi:10.28931/riiad.2016.1.01 fatcat:4gxkvsrkn5dndjhlqpjbaxqwb4