Julio Prieto: De la sombrología. Seis comienzos en busca de Macedonio Fernández

Kata Varju
2017 Lejana  
197 Julio Prieto: De la sombrología. Seis comienzos en busca de Macedonio Fernández. Madrid / Frankfurt am Main: Iberoamericana / Vervuert, 2010. En su presente tomo, Julio Prieto busca huellas de Macedonio Fernández en otros creadores, así como impresiones de otros autores en la obra de Macedonio, en seis comienzos, tanto en el pasado como en la contemporaneidad, fuera y dentro del territorio literario. "Sombrología", en palabras de Macedonio, es la "investigación del carácter por el perfil de
more » ... er por el perfil de sombra de la persona en las paredes" (11). La forma de estos comienzos es la del diálogo o más bien la del paseo filosófico, donde se plantean cuestiones, se reflexiona sobre ellas, pero también se las deja abiertas, sin sistematización científica, en plena libertad del pensamiento. El perfil borroso no solo posibilita la libertad para pensar, sino también abre la puerta hacia áreas transdisciplinarias más diversas, desde la metafísica y la literatura fantástica, hasta la microtextualidad y el discurso cervantino. El grado de libertad del discurso asegura que el autor pueda trabajar con pleno gozo en los temas que más le interesan, empleando "el genio conversacional", una de las grandes virtudes de Macedonio Fernández, hasta llegar a ficcionalizar el último comienzo, donde la novelística de Macedonio se denomina "doble y cortado", a la manera de dos cafés que pide durante la conversación. El primer comienzo de Sombrología trata la polémica entre Borges y Macedonio Fernández, ya estudiada anteriormente por Prieto. Ahora parte de la noción de lo fantástico para mostrar las "estéticas antitéticas", donde Macedonio no subordina la metafísica a la literatura, a la vez que Borges prioriza la ficción. Asimismo, para Macedonio, la fantasía coincide con la realidad cotidiana, no es ni magia ni fantásmática, sino es la "alegría del pensamiento". En el caso de Borges, lo fantástico se aleja gradualmente de la "afirmación de lo imposible" macedoniana hacia un eje de "imposibles lógicos", que será el punto de partida de sus ficciones, siempre en situación subordinada a la ficción. Prieto escoge como ejemplo particular la "Nueva refutación del tiempo", en la que Borges no solo rebate la idea macedoniana, sino que lo hace utilizando los instrumentos retóricos de Macedonio. Pero Borges también critica a su maestro: en cuanto al ahistoricismo, donde Borges presenta la necesidad de historia de un buen filólogo. Para Borges, el orden y simetría del arte producen su "causalidad mágica", es decir, el efecto de alejamiento o cancelación de la realidad; mientras, para Macedonio, todo orden y ley no son más que "manía", él valora "la falta de compás" en el arte. Pero Borges también ejerce influencia en Macedonio, lo cual se puede observar en la ficcionalización (proceso opuesto) en las obras de Macedonio que son "del modo exterior". Este capítulo ofrece innumerables planteamientos que se dejan abiertos para que el lector pueda navegar a su gusto entre magníficas oleadas de ideas. En el segundo comienzo circulamos por los senderos bifurcados de la filosofía. Prieto repasa la historia del "fin de la metafísica" desde tales precursores como Marx y Nietzsche, recorriendo el siglo XX en un santiamén (con Heidegger, Wittgenstein, Derrida y Lévinas). Macedonio siempre resalta las contradicciones del mundo, para él, saber "sería la pereza o fracaso del pensar, su interludio o entreacto", de modo que su obra pone de manifiesto la imposibilidad del discurso filosófico, a la vez que es un tipo de filosofía en proceso. El paralelismo entre la deconstrucción y Macedonio es un razonamiento muy entretenido, puede incluso suceder que Macedonio sea aún más deconstructivista que Derrida mismo.
doi:10.24029/lejana.2017.10.172 fatcat:lrqpaini2rbjnfet7jpqzozgti