Arte de morir de Oscar Hahn

Marcelo Coddou
1979 Revista iberoamericana  
cuerpo del libro. Existen tambien algunos momentos en los que, al ilustrar algin punto que quiere demostrar, el autor cae en errores inexplicables que parecen ser resultado de cierto apresuramiento. Reafirmamos, sin embargo, que, como resumen y compendio de las ideas estdticas de Cortizar, este libro es imprescindible. Esperamos que el pr6ximo trabajo, anunciado ya por el profesor Scholz, sirva de complemento al presente, y mas que todo, que nos muestre a un Lazsl6 Scholz mas cuidadoso en las
more » ... cuidadoso en las minucias de los detalles de la investigaci6n y, finalmente, dispuesto a abordar de manera mas abierta el aspecto filos6fico-politico de Cortizar, autor cuya obra y personalidad permanecen vigentes -en toda su complejidady mantienen el potencial incentivo de motivar la bisqueda de intersticios y la apertura de vias que den mayor significado a la existencia humana. Para quien sostenga que la historia de una literatura debe atender preferentemente a los escritores y no a las obras individuales, el nombre de Oscar Hahn ha de parecerle definitivo en el proceso de la lirica chilena. Para aquel que postule por su lado que una historia literaria se sustenta en libros fundamentales y no en individualidades creadoras, Arte de morir le debera merecer el calificativo de sustancial en el decurso de la poesia contemportnea de Chile. Cualquiera que sea, pues, la perspectiva asumida -individuo creador u obra-, la aparici6n de Arte de morir de Oscar Hahn ha de valorarse como un autdntico acontecimiento para la literatura chilena, como un hito significativo en ella. No es 6sta la oportunidad para situarle con precisi6n en la serie que le corresponde, pero si nos atrevemos a puntualizar algunos hechos bdsicos -muy pocos-que permitan por lo menos darle un principio de validez a esas apireciaciones. A los nombres seiieros de Neruda, la Mistral, Huidobro y De Rokha, a obras como las Residencias, Canto general, Tala, Altazor y Genio del pueblo, la poesia de Chile suma e integra los de Gonzalo Rojas (un solo libro desde La miseria del hombre a Oscuro, pasando por Contra la muerte), Nicanor Parra (Poemas y antipoemas), Humberto Diaz Casanueva (Requiem), Angel Cruchaga (desde Las manos juntas a Noche de las noches), Rosamel del Valle (Orfeo) y los libros y poetas de la bien o mal liamada >, entre otros, Enrique Lihn (La pieza oscura), Miguel Arteche (Destierros y tinieblas), Efrain Barquero (La piedra del pueblo), Pedro Lastra (Y 6ramos inmortales), Jorge Teillier (Poemas del pais de nunca jamds), Alberto Rubio (La greda vasija). A la promoci6n de Oscar Hahn, nacido en 1938, pertenecen tambien, entre los nombres que ya comienzan a oirse fuera de Chile, difundidos mas en antologias y revistas que por el trifico de sus libros:
doi:10.5195/reviberoamer.1979.3412 fatcat:43avp4tstjf4xmtalbmg54dki4