Implicaciones intelectuales y metodológicas en la selección de los autores y la terminología traductora castellana del siglo XV
Intellectual and methodological implications of words and authors selection in fifteenth-century Castilian translations

Susanna Allés Torrent
2015 Anuario de Estudios Medievales  
SUMARIO 1. Introducción.-2. Cambios en la selección de los autores y las obras traducidos en el siglo XV.-3. ¿Hacia una concepción positiva y humanística de la traducción?-4. La terminología utilizada: romanzar, trasladar, traduzir.-5. Conclusiones.-6. Bibliografía citada. 420 SUSANNA ALLÉS TORRENT ANUARIO DE ESTUDIOS MEDIEVALES, 45/1, enero-junio 2015, pp. 419-448 Dejemos a un lado la primera época durante la cual escasas fueron las traducciones de autores clásicos, entre las cuales recordamos
more » ... s cuales recordamos la versión parcial del Ab urbe condita de Tito Livio por Pero López de Ayala, y las versiones de Séneca, Salustio, Valerio Máximo, Vegecio o Paladio, llevadas a cabo en la Corona de Aragón. Mucho más signifi cativos, por constituir un salto cualitativo, fueron los años que sucedieron a la llegada de los catalanes a Nápoles y al reinado de Juan II en cuyo seno operó el círculo del marqués de Santillana. Hacia los años cuarenta aparecieron ya muestras evidentes por la tradición romance italiana, especialmente por Dante, Petrarca y Boccaccio, que empezaron a leerse desde una óptica diferente. Pero no sólo las tres coronas toscanas captaron la atención de los traductores castellanos, sino que también se empezaron a trasladar los escritos de diversos humanistas italianos. Así, el De infelicitate principum de Poggio Bracciolini fue vertido por Martín de Ávila (1446); Nuño de Guzmán versionó entre 1453 y 1458 la oración dedicada a Pandolfo Malatesta escrita por su amigo Giannozzo Manetti, y sobre todo circularon los escritos de Leonardo Bruni, bien conocido por su correspondencia con los más altos mandatarios de la Península Ibérica y por la disputa mantenida con Cartagena sobre la traducción de Aristóteles. De Bruni interesó no sólo su vertiente histórica y exegética (los comentarios al De bello punico en especial), sino también otros múltiples aspectos tratados en sus epístolas. El Aretino tuvo en territorio peninsular un fuerte papel mediador en algunas traducciones indirectas de autores griegos, como veremos a continuación 3 . Paulatinamente se incorporaron a lo largo de este período traducciones romances de autores clásicos: los latinos casi siempre en traducciones directas, y los griegos a través de latinizaciones debidas a humanistas italianos. Los escritos de Séneca fueron los más traducidos debido a la cercanía de su fi losofía estoica al cristianismo, una labor en la que destacó Alfonso de Cartagena, a quien se deben también la mayoría de las traducciones del otro gran autor talismán, Cicerón: De offi cis, De senectute, De inventione y Oratio pro Marcello 4 . Las versiones de Virgilio, uno de los autores más estudiados 3 Fueron diversas las obras traducidas de Leonardo Bruni, entre las cuales hallamos: Vite di Dante e del Petrarca; Vita Aristotelis (en traducción castellana anónima
doi:10.3989/aem.2015.45.1.14 fatcat:oityfvtyvzbrpnza6x6zwxzenu